Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Béisbol

Reales vs. Gigantes: comodines que sueñan con el campenato

Desde que se estableció este sistema, es la segunda vez que todos los campeones divisionales sucumben

Un equipo realmente cenicienta y otro, gigante en los momentos precisos, disputarán desde el próximo martes de Serie Mundial de Béisbol.

¿Son equipos imporvisados? Diríamos que no, y que quien sostenga esta tesis está muy equivocado.

CONSTRUCCIÓN

Los Reales de Kansas City vieron los frutos de un trabajo de reconstrucción que comenzó en el año 2008, con un equipo relegado siempre a los últimos lugares de la División Central de la Liga Americana.

Un mánager que creyó en la necesidad de fortalecer con el tiempo una organización, buscando talento colegial y el béisbol latinoamericano, además de realizar un trabajo de consolidación en todas sus línas, produjo al equipo campeón del joven circuito.

Ned Yost vio más allá, tuvo la prudencia y la paciencia para ver el proyecto madurar. Ya el año pasado, dio muestras de que estaba en el camino correcto al tocar fuerte la puerta a los millonarios Tigres de Detroit.

En el 2014, Kansas City recuperó cosas importantes, principalmente la autoestima como equipo, y sus fanáticos, recibieron como regalo una postemporada soñada.

Sin grandes bateadores en su alineación, pero con un cuerpo de abridores confiable y un relevo de gran profundidad, los Reales de Kansas City están listos para la última gran batalla, por el campeonato.

CONSISTENTES

Esa es la palabra que define a los Gigantes de San Francisco. Han sido campeones de dos de las últimas cuatro Series Mundiales, con una novena donde no hay súper estrellas, pero sí peloteros con ángel para jugar pelota en el mes de octubre.

De la mano de Bruce Bocchy, el equipo cuenta con un personal experimentado, capaz y comprobado.

El venezolano Pablo Sandoval es la punta de lanza de este plantel, que llegó sin muchas pretensiones a la postemporada y ahora, emerge como favorito, por su experiencia, para vencer a los inspirados Reales.

También cuentan con notable experiencia octubrina peloteros como el receptor Buster Posey, el jardinero Hunter Pence, el barbudo cerrador Sergio Romo, y los abridores Madison Bumgarner, Tim Hudson y Tim Lincecum.

¿UN PRONÓSTICO?

La Serie Mundial 2014 puede llamarse también ‘la menos previsible de la historia’.

La experiencia de los Gigantes en estas situaciones puede inclinar la balanza en su favor, aunque Kansas City ha probado que sus peloteros juegan la pelota con inteligencia y corazón, virtudes que muchas veces suelen vencer al más plantado.

Una cosa es cierta: el Clásico de Otoño de las Grandes Ligas este año tiene los ingredientes para convertirse en una de las más apasionantes de la historia.

Y quien la gane, sin dudas se convertirá en inmortal.