Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Béisbol

Manfred verá casos donde hay violencia entre peloteros

El comisionado de la MLB podría imponer varias sanciones

Manfred verá casos donde hay violencia entre peloteros
El cubano tuvo un incidente en noviembre de 2015.

Tan pronto como esta misma semana, la oficina del comisionado de las Grandes Ligas podría brindar una posición respecto a los primeros casos que se definirán en base a la nueva política de violencia doméstica en el béisbol.

El comisionado de las Ligas Mayores, Rob Manfred, mantiene abiertas investigaciones sobre la conducta fuera de terreno de juegos sobre el cerrador de los Yankees de Nueva York, Aroldis Chapman, el parador en corto de los Rockies de Colorado, José Reyes, y el jardinero de los Dodgers de Los Ángeles, Yasiel Puig.

Manfred quiere tener todos los elementos precisos al momento de emitir algún pronunciamiento, que de alguna forma, de no ser favorable a los peloteros, recibirá una contraparte apelativa.

Tal vez el caso de Aroldis Chapman sea el que más llame la atención.

Adquirido en un mayúsculo cambio de los Rojos de Cincinnati, el cerrador cubano, está bajo investigación por un incidente en su casa de La Florida en octubre del año pasado, ocurrido con su novia. Se alegó que Chapman disparó un arma durante el incidente, sin embargo, tras las pesquisas, los fiscales no presentaron cargos contra el pelotero, que era pretendido también por los Dodgers de Los Ángeles, quienes abortaron el canje al conocer de la situación.

Chapman cuenta con el respaldo de los Yanquis, quienes apelarán cualquier decisión que vaya contra el pelotero.

No es el mismo caso de José Reyes, cambiado de los Azulejos de Toronto a los Rockies de Colorado.

Reyes, supuestamente, agredió a su esposa el 31 de octubre de 2015 en un hotel de Hawaii; aquí sí se formularon cargos y está programado un juicio en su contra para el 4 de abril.

Por su parte, el cubano Puig resultó implicado en una discusión en el bar Blue Martini, de Miami, el 25 de noviembre pasado.

De acuerdo con el informe de policía de Miami, Puig y un guardia del lugar pelearon, luego que le pidiera al pelotero que abandonara el lugar, luego de una discusión.

Del parte policial, producto del altercado, Puig resultó con el ojo izquierdo hinchado y golpes y contusiones menores en su cara.