Temas Especiales

05 de Jun de 2020

Béisbol

Mala suerte o baja forma, el dilema de Rubén Tejada

De gran prospecto a un pelotero de uso ocasional. La carrera del campo corto panameño pende de un hilo en las Ligas Mayores

Mala suerte o baja forma, el dilema de Rubén Tejada
El panameño ha quedado a la deriva, tras la baja que le dieron los Cardenales de San Luis.

Cuando los Mets de Nueva York lo firmaron en el año 2006, todo apuntaba a que Rubén Tejada sería un jugador sobresaliente al llegar a las Grandes Ligas.

La gran oportunidad le llegó en el año 2012, cuando José Reyes firmó con los Marlins, dejando el camino despejado para que el panameño se adueñara del campo corto con los Mets.

MIKE MATHENY

‘Para darle espacio a Carpenter, teníamos que tomar esta decisión sobre Tejada'

Mánager de San Luis

Una lesión e inconsistencia con el madero obligaron al mánager Terry Collins a traer a un veterano como Omar Quintanilla para compartir las labores del torpedero en el año 2013.

Tejada no era el mismo. En el 2014 y 2015, debió batallar por un lugar en los Mets, que celebraban la llegada del venezolano Wilmer Flores, un buen bateador, pero con un fildeo muy por debajo del que exhibía el panameño.

En 2016, los Mets le dan la baja, y los Cardenales de San Luis lo fichan, esperando la recuperación del titular Johnny Peralta; pero una vez más, la suerte obra contra el nativo de Veraguas.

Comenzó la temporada en la lista de lesionados, debiendo el piloto Mike Matheny llamar al novato cubano Aledmys Díaz para tomar la posición.

Díaz luce impecable a la defensa y grande en la ofensiva, relegando a Tejada a ocasionales roles defensivos.

Finalmente, el pasado 28 de mayo, los Cardenales colocan a Tejada en lista ‘por asignación', el paso previo a deshacerse de sus servicios.

¿QUÉ PUEDE HACER?

Con apenas 26 años de edad, la carrera de Rubén Tejada en las Grandes Ligas se encuentra en un punto muerto.

Las probabilidades de que otro equipo lo seleccione son difíciles, pues aun cuando su versatilidad con el guante distingue sus oficios como pelotero, un promedio de .176 no le ayuda mucho en el plano ofensivo.

La posición de campo corto tiene a muchos buenos peloteros ocupando los espacios; de modo que para Tejada las oportunidades aparecen muy reducidas.

A pesar de este panorama, Rubén Tejada es un pelotero con una defensa lo suficientemente buena como para despertar interés en equipos que quieren hacerse con sus servicios.