Temas Especiales

20 de May de 2022

Béisbol

Encarnación ya está disfrutando de su juego con Cleveland

Edwin Encarnación es el centro de atención de los entrenamientos de primavera de los Indios de Cleveland en Goodyear, Arizona.

Encarnación ya está disfrutando de su juego con Cleveland
El dominicano debe ayudar mucho a los Indios.

Edwin Encarnación es el centro de atención de los entrenamientos de primavera de los Indios de Cleveland en Goodyear, Arizona.

No es para menos, así como lo aprecian los aficionados de los Indios, el dominicano es algo así como el retorno de un gran cañonero a la ciudad.

Cleveland está de fiesta desde que los Cavaliers ganaron el campeonato de la NBA, y gozaron, aunque sin celebrar al final, la llegada de los Indios a la Serie Mundial, posteriormente ganada por los Cachorros de Chicago, en siete excelentes partidos.

Los Indios fueron un gran equipo ofensivo en el 2016, en las cuatro principales categorías (bateo, carreras empujadas, porcentaje de embase y slugging) estuvieron entre los 10 mejores de todo el béisbol; sus lanzadores hicieron un trabajo similar.

‘Vine a este equipo porque quiero ganar una Serie Mundial; es un objetivo que siempre me ha llegado al pensamiento y espero concretarlo aquí en Cleveland'

EDWIN ENCARNACIÓN

PRIMERA BASE Y DESIGNADO DE LOS INDIOS

Añadir a un pelotero como Encarnación supone para el equipo contar con la herramienta de poder que necesitaban para consolidar su ofensiva.

Ahora, Jason Kipnis, Francisco Lindor, Carlos Santana y José Ramírez tienen un verdadero cuarto bate que les proveerá de la fórmula de poder que requerían en su alineación.

Encarnación vivió sus mejores años con los Azulejos de Toronto, a los que ayudó a ganar la División Este de la Liga Americana, con todo su poder ofensivo.

Ahora, los aficionados de los Indios esperan que los 60 millones de dólares por tres años que el equipo pagó por el dominicano redunden en cosas positivas.

El caribeño lo sabe. ‘Vine a este equipo, porque quiero ganar una Serie Mundial', sentenció tras su primer entrenamiento con el equipo.

Todo eso satisface mucho al mánager Terry Francona, quien no puede estar más contento y ansioso por probar a su nueva gran arma contra los contrarios.