Panamá,25º

10 de Dec de 2019

Béisbol

Mariano Rivera en el Salón de los Inmortales

Mariano Rivera ingresó al Salón de la Fama con una votación perfecta por la prensa especializada

El oriundo de Puerto Caimito, en La Chorrera, Mariano Rivera, ingresó hoy al Salón de la Fama del Béisbol de las Grandes Ligas, convirtiéndose en el segundo panameño en el recinto de Cooperstown.

Con una emotiva ovación, Rivera dio su discurso y agradeció a Dios por todo lo que hizo en su vida, además de su esposa Clara, pilar de su familia y sus cinco hijos Mariano, Jafet, Jaziel, Abigaíl y Caleb.

En un discurso en inglés y español, pidió disculpas a sus hijos, por no estar en momentos importante de sus vidas durante su larga carrera deportiva, mostrando asimismo su agradecimiento a sus padres Delia y Mariano por todo respaldo.

Luego de reconocer a importantes figuras del béisbol y de Los Yankees, el exlanzador dedicó en español el reconocimiento Panamá y América Latina.

“Gracias a todo el pueblo panameño y fanáticos latinoamericanos, este premio es de ustedes, gracias por permitirme crecer, gracias a Puerto Caimito y a mi gente, toda mi familia, gracias", dijo Rivera en medio de los aplausos de la fanaticada y un importante número de panameños presentes en el acto.

Igualmente, Rivera agradeció la presencia del presidente de la República, Laurentino Cortizo y el excampeón de boxeo, Roberto “Mano de Piedra” Durán.

Rivera también tuvo palabras para sus compañeros de equipo, Derek Jeter, Andy Pettitte, Jorge Posada, Bernie Williams y Tino Martínez, considerándolos como parte de su familia . “Chicos los amos, significan mucho para mi", expresó el exlanzador.

Siguiendo los pasos de Rod Carew, primer panameño en formar parte de Salón de la Fama en 1991, el homenaje a Rivera es inédito al ser electo por el 100 % de las votos por la prensa especializada, ingresando así al recinto de los inmortales con una votación perfecta.

Rivera es considerado el mejor cerrador de todos los tiempos de los Yankees de Nueva York, jugo 19 temporadas en la Grandes Ligas, estableciendo una marca de 652 juegos salvados en 19 temporadas, con un promedio de 2.05 de carreras limpias.

Durante su carrera en postemporada puso grandes números al terminar con marca de 8-1 y un promedio de carreras limpias de 0.70 y 110 ponches en 41.2 entradas. Además consiguió 11 rescates en partidos de Serie Mundial.

La entrada de Rivera a Cooperstown estuvo acompañada del puertorriqueño Edgar Martínez, jugador de los Marineros de Seattle, el cerrador Lee Smith, el bateador designado Harold Baines y los lanzadores abridores Roy Halladay y Mike Mussina.