30 de Nov de 2021

Béisbol

Serpentineros dejan su huella en los nacionales del béisbol panameño

La tesis más fuerte para explicar esta situación es que las ligas provinciales se decantaron por jugadores con más disciplina, mayor nivel de preparación y menos costosos

Serpentineros dejan su huella en los nacionales del béisbol panameño
Gilberto Méndez, quien cuenta con la mayor cantidad de victorias en los torneos de la categoría mayor anunció su retiro.Cedida

El béisbol mayor está rebosante de salud. El promedio de edad estuvo por los 25 años entre los 12 equipos, que participaron en la primera fase de la 78 edición del torneo mayor.

Las novenas más 'viejas' fueron las de Bocas del Toro y Chiriquí, con un promedio de 27.7 años, mientras que las de Los Santos y Occidente, con 22.8 y 22.3, respectivamente, fueron las más jóvenes.

Sin entrar en especulaciones sobre la calidad de pelota que se ha jugado, este promedio de edad implica que los peloteros que pasan de los 35 años y que aún abundan, no fueron tomados en cuenta.

La tesis más fuerte para explicar esta situación, es que las ligas provinciales se decantaron por jugadores con más disciplina, mayor nivel de preparación y menos costosos.

Serpentineros dejan su huella en los nacionales del béisbol panameño
Davis Romero se ha constituido en uno de los mejores serpentineros de los campeonatos nacionales.

Lo cierto es que la temporada 2021 pasará a ser una de las más prolíficas en jóvenes talentos, situación que, en términos generales, no se registraba desde hace mucho tiempo, al apostarse al pelotero con mayor edad y recorrido.

Nacionales de ensueños

Debido a esta singular situación fue que quizás, la actuación de peloteros que destacaron principalmente por su edad y veteranía en estas lides, fue mucho más marcada.

Tal fue el caso de lanzadores Davis Romero (Coclé), Euclides Bethancourt (Bocas), Alberto Acosta (Colón), Gilberto Méndez (Metro) y Abraham Atencio (Veraguas).

Todos, coincidentemente, estuvieron involucrados en la obtención de algún título con las novenas que representaron, ya sea como jugador regular o como refuerzo, en sus más de diez años en la pelota nacional.

Serpentineros dejan su huella en los nacionales del béisbol panameño
Alberto Acosta volvió a los torneos nacionales, esta vez vistiendo la camiseta de la novena del Darién.

Escribieron páginas memorables en la historia de nuestro béisbol y las estadísticas y los hechos, están para corroborarlo.

Un detalle. Hablo de 'más de diez años' porque es el tiempo en que el más joven del grupo, el coclesano Davis Romero, tiene en la pelota local, pero otros, como Abraham Atencio, tiene más de treinta.

Veamos algo de la historia de estos valiosos atletas.

Davis Romero: está en la pelota nacional desde el 2010 tras su paso por el béisbol organizado estadounidense, incluyendo una incursión en las grandes ligas con los Azulejos de Toronto.

Serpentineros dejan su huella en los nacionales del béisbol panameño
El serpentinero veragüense Abraham Atencio se constituyó en el pelotero de mayor edad en el actual torneo, con 52 años.

La mayor parte del tiempo ha representado a su nativa Coclé, pero también lo ha hecho como refuerzo de las representaciones de Los Santos, Bocas del Toro y Colón, a quien ayudó a ganar el pendón de 2017.

A sus 38 años, es uno de los más veteranos peloteros del presente torneo, pero al mismo tiempo es el más joven entre los cinco mencionados, dejando atrás una estela de grandes triunfos y excelentes actuaciones.

Los años 2016 y 2017 quizás sean los mejores para el coclesano, ya que en ambas ocasiones fue el líder en ponches propinados con un total de 48 y 39, respectivamente.

En ese primer año tuvo marca de 5-2 y 82 ponches con las novenas de Coclé y Bocas del Toro. En la primera fase tuvo récord de 3-1 y ponchó a 48, y en la segunda con los bocatoreños, su foja fue de 2-1 y abanicó a 34 contrarios.

En la siguiente temporada tuvo foja de 10-0. Romero ganó cinco partidos en la serie regular, dos en la serie de ocho, otros dos en la semifinal, y uno más en la final. Además, salvó un encuentro esa temporada.

En esa campaña abanicó a 66 contrarios, 39 de ellos en la primera fase, ocho en la segunda, 13 en la tercera y seis en la cuarta.

Los diez triunfos lo hicieron empatar una marca de más victorias en un año, que poseían el chiricano McArtur García (1974) y el capitalino Wilfrido Córdoba (1981), aunque fue la primera vez que se registró en un torneo de más de dos etapas.

Euclides Bethancourt: el talento de este pelotero de 41 años lo llevó a ser considerado el mejor cerrador en los torneos nacionales, con un total de 56 partidos salvados en 18 años de carrera.

Fue campeón con la representación de Bocas del Toro en los años 2012 y 2014, constituyéndose en una de las piezas claves del cuerpo de serpentinas tortuguero, junto a los derechos Miguel Gómez, José Gaitán y Gustavo Gómez.

En el año 2012, Bethancourt vio acción en los partidos uno, dos, tres, cinco y siete, y dos años después fue utilizado como el principal 'apaga fuegos' en los seis primeros partidos de la serie final ante Chiriquí.

En la temporada de 2013, cuando se vieron las caras frente a Chiriquí y dejaron el título obtenido el año anterior, ganó dos de los tres partidos de su equipo, y en el tercero le aseguró el triunfo al abridor Miguel Gómez.

Cinco años después, cuando bocatoreños y chiricanos repitieron en la final, Bethancourt ganó uno de los partidos en labor de relevo.

Gilberto Méndez: es uno de los peloteros que dirá adiós al béisbol una vez culmine el nacional, en el que ha estado durante 25 años vistiendo principalmente la franela de Panamá Metro.

A sus 46 años, Méndez se retira siendo el máximo ganador de partidos con un total de 120, y tercero entre los líderes ponchadores de todos los tiempos con 850.

Estuvo en tres coronaciones de Los Santos (2008, 2009 y 2011) y tres de Metro (2001, 2006 y 2016). Además, vistió el uniforme de Coclé.

Méndez se convirtió en el año 2015 en el máximo ganador de partidos en la categoría mayor, y doce meses después en el primer lanzador istmeño en lograr 100 victorias.

En la serie final del 2016 entre Metro y Colón, el veterano serpentinero ganó su décimo juego seguido y su duodécimo en ese campeonato.

En el 2017 fue escogido el jugador más valioso, luego de dominar en la rueda regular el departamento de ganados y perdidos (5-0), y el de efectividad (0.73).

Abraham Atencio: fue el más veterano pelotero en la temporada, con 52 años a cuestas. Volvió a enfundarse el uniforme de Veraguas, luego de su retiro en 2017 y más de treinta años en la brega.

Es el cuarto mayor ponchador en la historia con un total de 826, logrados con las representaciones de Veraguas y Herrera, así como refuerzo para Chiriquí y Panamá Metro.

En las campañas de 2001, 2002 y 2003 lanzó nueve partidos completos, con récord de 5-4, y en uno de esos triunfos cubrió once episodios.

En otro encuentro donde no tuvo decisión, tiró nueve de las trece entradas que duró el mismo.

En la temporada de 2008 coqueteó con un 'juego perfecto', el cual le lanzó por siete episodios a la representación de Bocas del Toro, a la que al final venció por marcador de 3 carreras por 0, admitiendo dos incogibles.

Fue campeón nacional con el equipo de Herrera en 2003.

Alberto Acosta: el diestro colonense es considerado uno de los más recios serpentineros que tuvo el béisbol local, logrando títulos con Bocas del Toro en 2012 y Colón en 2017. Además, jugó un año con Los Santos (2013).

Acosta fue otra de las figuras sobresalientes esa temporada en que Colón obtuvo su octavo título, siendo utilizado mayormente como relevo a lo largo del campeonato, ya que solamente abrió cuatro partidos, dos en la fase regular.

Relevó en siete encuentros, cinco de ellos en la regular, uno en la serie de ocho y otro más en la final, donde además ganó el último partido como abridor.

A sus 46 años se pensó que no volvería a tener otra ocasión en los campeonatos nacionales, pero en 2021 vistió la camiseta de las águilas del Darién, donde se constituyó en su cerrador estelar con cuatro salvamentos.

Se encuentra entre los máximos ponchadores de los nacionales, con un total de 666.

Debo advertir, que las estadísticas de Acosta y de sus colegas dadas a conocer en esta nota son extraoficiales, debido a que no se cuenta con una fuente oficial.