Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Boxeo

Juan Carlos Tapia y su aporte al boxeo panameño desde la pantalla

El comentarista panameño habla de su reciente nominación al Salón Internacional de la Fama en Canastota, Nueva York. Además, comparte cómo fueron los inicios en su carrera y un repaso del aporte desde 'Lo mejor del boxeo' al país

Juan Carlos Tapia dio los primeros pasos de su carrera como comentarista boxístico el 9 de enero de 1975, por recomendación de un promotor de boxeo. Relata que todo empezó en octubre de 1974 cuando había sido designado juez en una pelea de campeonato mundial, donde se enfrentaba el colombiano Antonio Cervantes 'Kid Pambelé' a un boxeador japonés de apellido Kadota. “Ahí un promotor que coleccionaba videos de boxeo me dijo: 'Juan Carlos, si quieres la experiencia, el conocimiento y además coleccionas videos de boxeo, por qué no compartes esto con los televidentes. Si empiezas un programa, yo te regalo todas las transmisiones que tenga de latinoamericanos con japoneses en campeonatos mundiales”. Y Tapia cumplió su promesa en 1975. “Ahí es cuando arranca mi carrera como comentarista. He recibido la faja de todos los organismos mundiales por los años en el programa” y cuando 'Lo mejor del boxeo' (LMB) iba a cumplir 42 años, le otorgaron el Record Guiness como el programa de televisión en el mundo más antiguo con el mismo presentador. Con tantos años ininterrumpidos de transmisiones de boxeo en el país, hoy quienes crecieron viendo su programa agradecen educarse a través de la pantalla y ver peleas de talla mundial de forma gratuita. A continuación, conozca un poco más de la labor de Tapia a lo largo de estos años.

Tapia inició su carrera como comentarista en la década de 1970.Archivo | La Estrella de Panamá

¿A qué desafíos se enfrentó cuando empezó con LMB?

La primera meta que me puse fue no ser un empleado de un canal de televisión. Desde el primer momento quise comprar el espacio y ser dueño de mi propio programa. Desde entonces, no he trabajado para ningún canal, sino que sencillamente compré el espacio, vendo los comerciales y produzco LMB. Dicho esto, este fue un obstáculo al cual me tuve que enfrentar porque prácticamente en ese tiempo no se le vendía espacio televisivo a nadie y menos en horario nocturno. En casi 46 años de carrera del programa, se podrán imaginar todos los demás retos que enfrenté.

¿Qué representa para usted recibir esta tercera nominación para ingresar al Salón Internacional de la Fama del Boxeo?

Sé que en América Latina me conocen. Mi programa llegó a estar en 20 países de esta región. Pero el hecho de estar nominado al Salón Internacional de la Fama en Canastota, Nueva York, que es el más grande en el mundo del boxeo, es un honor. Los que votan en este espacio son la unión de comentaristas boxísticos de Estados Unidos. Creo que darme a conocer ha sido muy difícil. El año pasado creo que éramos solo dos latinos nominados. Quizá no consiga ingresar al salón en esta tercera nominación. Te comparto que el boxeador panameño Hilario Zapata fue nominado más de cinco veces, y a pesar de que fue campeón mundial con trayectoria internacional, tuvo que esperar un largo periodo para ingresar. Si entrara al salón, para mí sería una gran sorpresa, pero puede ser que no entre en esta tercera, a lo mejor me postulen dos o tres años más o a lo mejor dejen de postularme. El hecho de estar nominado para mí ya es un honor.

¿Qué significa para usted tener un programa como 'Lo Mejor del Boxeo', que es un referente en el mercado de habla hispana?

Nosotros hemos logrado en todo este tiempo convertir al fanático del boxeo nacional en el más educado del mundo. No creo que haya otro fanático en el mundo que sepa más de boxeo que el panameño, porque a través de mis programas del jueves y las trasmisiones vía satélite, el panameño conoce a todos los campeones del mundo. Nosotros transmitimos más de 30 peleas de todos los continentes, hasta que vino la pandemia. Incluso hace dos o tres años rompimos un récord al trasmitir 11 horas continuas de boxeo vía satélite. Empezamos en Japón, seguimos en Australia, luego en Inglaterra y terminamos en la noche con una pelea en Estados Unidos. Ningún país ha transmitido 11 horas de boxeo el mismo día. Realmente Panamá es uno de los pocos países del mundo que ve estos espectáculos en televisión abierta, o sea gratuitamente, eso representa una enorme satisfacción y creo que el pueblo es consciente de este aporte que ha realizado LMB.

Ahora con la llegada de la covid-19, ¿cómo evalúa el golpe que le ha dado el nuevo coronavirus a esta disciplina?

Primero se paralizaron todos los deportes los primeros cinco meses, pero una vez que se conoció un poco más acerca de la covid-19, se comenzaron a realizar eventos deportivos sin público, y el boxeo no fue una excepción. A mi criterio, la disciplina que más necesita la presencia del público es el boxeo, porque los espectadores son los que más están cerca de los protagonistas. Los púgiles requieren de ese intercambio de emociones con el público. Hasta el momento se han dado algunas peleas, pero la mayoría no ha sido exitosa porque hoy lo que más ayuda a este deporte es las grandes taquillas. Hay eventos que generan millones de dólares, ahora eso ha mermado. Creo que mientras no se abra la entrada al público no habrá peleas macro, sino de éxito medio. Se me ocurre que los espectáculos se van a trasladar a coliseos grandes donde habrá un aforo de entre el 30% o el 40% que permitirá que justifique la cantidad de personas.

Con respecto al panorama local, ¿cómo ve el futuro del boxeo y de los púgiles panameños?

No soy negativo. Creo que se le ocurrirá alguna idea creativa a los promotores y a la televisión local para que estos chicos se desarrollen. No tengo la menor duda de que se va a dar. Se están viendo muchos encuentros en el extranjero; sin embargo, ahora el gran patrocinador tendrá que ser la televisión para que la gente pueda ver estos eventos desde su casa. Considero que el boxeo nacional puede retomar su actividad a principios del otro año. Nosotros ya tenemos contratadas cuatros transmisiones vía satélite en Cable Onda Sports. La pelea del 24 de noviembre no sé si será para televisión abierta, en este caso RPC o Telemetro. El boxeador panameño Jaime Arboleda va a ser el próximo campeón mundial, que ciertamente hace rato no tenemos uno, luego en diciembre quizá tendremos en agenda otra pelea. Pero este es el panorama y no nos vamos a detener.

¿Qué planes tiene para los siguientes meses?

Por lo pronto, en la pandemia creamos un nuevo programa los sábados a las 8:00 de la noche, donde se proyectan los clásicos del boxeo, aquellas peleas de panameños que toda una generación de nacionales y extranjeros no pudo ver, y a los que las vieron les estamos dando la oportunidad de revivir esos momentos. Este formato ha tenido un éxito extraordinario, a tal punto que lo vamos a mantener permanentemente. Luego seguiremos haciendo las transmisiones vía satélite, y posteriormente queremos hacer que esta pandemia sea parte del pasado y seguir trabajando como lo estábamos haciendo antes de la llegada del nuevo coronavirus.

Por último, ¿qué mensaje le envía a aquellos que siguen su programa?

El mensaje que les daría es positivo. Me he caracterizado por ser así en las redes sociales, mi programa y vida particular. Viene una época donde se requiere capacidad y optimismo. Aquella persona que no empiece a ser creativa, la va a pasar muy mal. El secreto del éxito a partir de este momento es cultivar los dos aspectos que ya mencioné. Por ejemplo, Panamá es un país que cuenta con esas cualidades, por eso estoy seguro de que saldremos adelante.