04 de Dic de 2021

Boxeo

Anselmo 'Chemito' Moreno: 'El boxeo en Panamá actualmente está en crisis'

El 27 de febrero de 2021 'Chemito' volverá a subirse al 'ring'. En esta ocasión, el boxeador conversa con 'La Estrella de Panamá' y comparte su historia. Además, cuestiona la falta de voluntad por parte de las autoridades para adecuar las instalaciones deportivas, expone sus metas y la intención de ayudar a las nuevas generaciones

Anselmo Moreno (nacido el 28 de junio de 1985) creció con deseos de superación en un barrio de San Miguelito, donde el alto índice de delincuencia estaba a la orden del día. Pese a este escenario, la formación que recibió en su hogar lo llevó a alejarse de los malos pasos. A temprana edad mostró su afición por el fútbol y el boxeo, pero su pasión por el pugilismo pudo más y en su fase escolar inició como peleador amateur, luego ascendió a nivel profesional hasta llegar a ser el campeón mundial de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), llegando concretar 13 defensas en el peso gallo. Actualmente tiene tres hijos con su esposa Rouss Laguna y continúa activo en su profesión, en la casilla número cinco del ranking mundial de la AMB. Durante una entrevista con este diario, el púgil panameño hace un repaso de los momentos más memorables de su carrera, describe cómo es su adiestramiento y expone sus cualidades dentro del cuadrilátero.

El estilo de boxeo de Anselmo destaca por sus cualidades defensivas y técnicas.Archivo | La Estrella de Panamá

¿De dónde nace el apodo de 'Chemito'?

El apodo de Chemito viene de mi papá que se llama Anselmo como yo; a él le dicen Chemo y a mí Chemito, pero el verdadero Chemito Moreno es mi hijo de 8 años al que bautizamos con ese nombre.

¿Cómo llegó a incursionar en el ámbito boxístico?

Empecé en el boxeo peleando en el cuadro de fútbol en el Martillo, San Miguelito. En la escuela era un fósforo; si me decían algo que no me gustaba me agarraba a pelear, luego un amigo me llevó a los entrenamientos en aquel gimnasio y allí empezó mi historia en el boxeo desde los 8 años.

¿Cómo es su estilo en el 'ring'?

En Panamá definen mi estilo con una frase típica que es 'pai pai y no estoy': significa pegar y que no me peguen. Soy escurridizo y estilista. De eso se trata, de que al final de esta profesión los golpes no te afecten. No me gusta que me peguen, por eso esquivo.

¿Qué otra manía tiene a la hora de pelear?

Una manía que tenía era bajarme el pantalón a la cintura arriba del 'ring'; es una vieja costumbre, creo que con el tiempo la he superado.

¿A quién admira dentro del boxeo?

No tengo referente, pensé ser futbolista y el destino me llevó al ring, me gusta el estilo de Ismael Laguna que es con el que más me identifico, pero no tuve un referente.

Con un récord de 38 victorias, 6 derrotas y un empate, ¿cómo se prepara antes de cada compromiso?

Me preparo con mucha disciplina, ante todo, nunca falto al gimnasio y tampoco le digo al entrenador lo que quiero hacer. Unos 800 abdominales, una hora de soga, correr todas las mañanas, no me quejo de nada ya que necesito prepararme al máximo para rendir y ganar arriba del ring.

¿Qué es lo más difícil que le ha tocado enfrentar a lo largo de su trayectoria?

Lo más difícil que me ha tocado afrontar es ganarle a la báscula, siempre he hecho el peso, pero para poder subir al cuadrilátero debes tener el peso correcto y ese factor no es fácil.

Aunque ha tenido muchos triunfos, ¿cómo se aprende a afrontar las derrotas?

Me considero un boxeador exitoso. Cada derrota tiene su historia y eso solo lo sé yo. Todas las he afrontado con el respaldo de mi familia, principalmente mi esposa, que me ha acompañado en cada una de ellas.

¿Y para ser buen boxeador, qué cualidades se deben poseer?

La disciplina es la primera; si no tienes eso, no puedes ser exitoso en este o en ningún deporte; debes ser un atleta con los pies en la tierra y saber escuchar a tu entrenador porque muchos quieren decirle al instructor qué hacer y aunque se crea que se tiene la experiencia, es el entrenador el que lleva el plan de adiestramiento. Aunque sea duro hay que seguirlo sin protestar.

Dentro del cuadrilátero, ¿qué error jamás debe cometer un púgil?

Creer que se está preparado al cien por ciento y que se va sobrado. No hay que confiarse en ningún momento.

Por otro lado, ¿qué opina acerca del panorama actual del boxeo en Panamá?

El boxeo en Panamá actualmente está en crisis, pero esto ocurre desde hace años, y ahora con la pandemia está peor, no solo en el país sino en todo el mundo. Tengo fe en que mejorará.

Haciendo un poco de autocrítica, ¿qué se puede mejorar en el boxeo local?

La clave para mejorar las instalaciones deportivas y crear nuevas depende del verdadero interés que tengan las autoridades en hacer esto realidad, claro que se puede, lo que no hay es voluntad y debería ser una prioridad.

¿Cómo ve el relevo generacional?

El relevo generacional lo veo mal, si no hay motivación no hay nada. En mis tiempos había cartillas todas las semanas dentro y fuera del país y eso te daba esperanzas de coronarte. El boxeo amateur no tiene una federación que se preocupe por los muchachos, falta de todo.

¿Qué mensaje le daría a los incipientes en esta disciplina?

El mensaje que les doy es que traten de estudiar por todos los medios y si les gusta el boxeo que inviertan tiempo en el gimnasio con disciplina. El boxeo es un deporte muy duro y sacrificado que requiere de mente fría, si no cuentas con esas cualidades, el estudio es el camino correcto.

Con tantos títulos ganados, ¿hay algo que le gustaría hacer que aún no ha hecho?

Me gustaría ser el primer presidente negro de Panamá para poner el deporte dentro de las cinco prioridades en el plan de gobierno, así tendríamos una juventud feliz, más saludable, entregada al deporte y no a los videojuegos y la delincuencia. Quisiera ver canchas de tenis en San Miguelito, ver niños pobres jugando golf y gimnasios públicos de primer mundo.

Retomemos su carrera, ¿tiene algún enfrentamiento pactado próximamente?

Tengo una pelea el 27 de febrero de 2021 que estaba pactada para octubre de este año, pero por la pandemia no se pudo llevar a cabo. Dios primero estaré arriba del ring en Panamá disputando el título de campeón peso pluma.

¿Qué otro título le gustaría agregar a su lista?

Actualmente estoy en peso pluma 126 libras. Me gustaría ganar el título de campeón pluma de la asociación que me vio crecer y adquirir los títulos de la AMB.

El día que se retire del cuadrilátero, ¿cómo le gustaría que lo recuerden?

Me gustaría ser recordado como un niño que salió del barrio y que a punta de puñete y con disciplina se convirtió en un hombre de bien con una familia feliz. Ser un ejemplo para que los niños no se desesperen.