Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Fútbol

¿Por qué nosotros no?

Costa Rica y Colombia, nuestros dos hermanos fronterizos, le gritaron al mundo que son valientes y que juegan por amor a los colores.

Costa Rica y Colombia, nuestros dos hermanos fronterizos, le gritaron al mundo que son valientes y que juegan por amor a los colores.

Panamá, hermano menor de dichos países y virgen en los orgasmos mundialistas, celebró el triunfo como suyo, no nos queda de otra

Lo de Costa Rica fue más emotivo. Vencer con autoridad a uno de los favoritos es digno de aplaudir. Ellos sí mostraron garra. A pesar de nuestra histórica rivalidad en eliminatorias, donde siempre salimos heridos, los ticos nos enseñaron como jugar sin complejos. Esta hazaña debe inspirar al futbolista panameño. Si ellos pudieron, ¿por qué nosotros no? Ese día puede llegar, pero debemos cambiar.

Costa Rica venció a Uruguay por su actitud, disciplina táctica y sus condiciones físicas. Los ticos corrían sin parar, un ‘10’ en resistencia.

Los hermanos siempre discuten, compiten y pelean, pero ahora nos toca apoyar a Costa Rica en un grupo lleno de leones hambrientos.

La goleada de Colombia sobre Grecia también nos alegra. El colombiano es el hermano más apegado en lo futbolístico y anti-futbolístico.

Sin embargo, con tan buenos técnicos, Colombia ha carburado con un estratega argentino. Ante los helénicos gustaron e ilusionaron.

El continente se hace fuerte en Brasil 2014. México, Colombia, Brasil y Costa Rica ganaron en sus primeros partidos y le mandan un mensaje al mundo.

Tenemos que remar por los latinos. Hay que tomar revancha de los últimos dos mundiales y de aquellas épocas de colonización.