Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Fútbol

Galeano, con dos pies zurdos y el genio para dar vida a su pasión

En el balompié, las convicciones políticas de Galeano no tenían cabida

Galeano, con dos pies zurdos y el genio para dar vida a su pasión
Galeano, junto a la ventana de su restaurante favorito.

Eduardo Galeano quiso ser jugador de fútbol; se autodefinió en un momento como ‘torpe', y en su libro: ‘El fútbol, a sol y sombra', sostuvo que ‘la pelota y yo nunca pudimos entendernos'.

En cambio, la vida le regaló el placer de jugar un partido especial fuera de la cancha; con una pluma exquisita que le permitió hacer gambetas endiabladas, goles de antología y jugadas soñadas.

El escritor uruguayo, fallecido este lunes a los 74 años, y que fuera sepultado el martes tras una imponente ceremonia en el Palacio de los Pasos Perdidos de la sede legislativa del país, simplemente jugó con el verbo para darle al fútbol una connotación profunda, entre la cancha y la literatura.

En el balompié, las convicciones políticas de Galeano no tenían cabida, aunque en un momento fue un duro crítico de la ‘industrialización del fútbol', que señaló hace más de 20 años y hoy, más arraiga que nunca.

‘A medida que el deporte se ha hecho industria, ha ido desterrando la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí', dijo el escritor.

Su admiración por los astros argentinos Diego Maradona y Lionel Messi fue pública y notoria; el primero lo despidió envuelto en su propia filosofía.

‘Gracias por enseñarme a leer el fútbol', dijo el astro sudamericano al diario La Nación, minutos después de conocer de su muerte.

Al que Galeano llamó ‘un dios sucio, el más humano de los dioses', le bastó con que el uruguayo simplemente fuese admirador del fútbol, para compensarlo grandemente.

‘Gracias por entenderme; en el equipo, hacen falta muchos como vos', señaló el retirado jugador

De Messi recibió su camiseta autografiada, tras luego de comentar que el jugador del Barcelona de España ‘lleva el balón dentro del pie'.

De jugador frustrado a un exquisito intérprete del lenguaje del auténtico amante del fútbol, al escritor charrúa se le debe a través de su libro, ‘El fútbol, a sol y sombra' el que millones de latinoamericanos, aún en aquellos países donde el béisbol es el deporte preferido, hayan conocido el balompié más allá de las canchas, volando en la imaginación y aterrizando en una filosofía cargada de verdades, de sutil ironía y abundantes anécdotas.

Eduardo Galeano nos dejó para disfrutar de todo su fútbol, uno muy especial.