28 de Nov de 2022

Fútbol

Platini y Blatter, a la defensiva en medio del escándalo FIFA

Ambos dirigentes negaron ayer toda ilegalidad en una transacción de pagos de varios millones

Platini y Blatter, a la defensiva en medio del escándalo FIFA
Michele Platini y Joseph Blatter envueltos en otro escándalo financiero y de corrupción en la FIFA.

Michel Platini y Joseph Blatter negaron ayer lunes toda ilegalidad en el pago de dos millones de francos suizos del presidente de la FIFA a su posible sucesor, que reclamó declarar ante la Comisión de Ética para aclarar su situación en el marco del escándalo por corrupción en el que está inmerso el organismo rector del fútbol mundial.

En una carta dirigida ayer lunes a las 54 federaciones europeas y de la que la AFP tuvo una copia, Platini admitió que declaró ‘ante las autoridades suizas sobre este asunto, pero no como acusado de haber cometido alguna ilegalidad, sino simplemente como persona que podría aportar información'.

En la misiva, Platini, principal favorito a la sucesión de Blatter al frente de la FIFA en las elecciones del próximo 26 de febrero, precisó: ‘Durante el periodo entre 1998 y 2002, fui empleado por la FIFA para trabajar sobre un amplio abanico de cuestiones relativas al fútbol'.

Platini insistió en que "había declarado estos ingresos a las autoridades, conforme a la ley suiza'.

‘Se trataba de un trabajo de jornada completa y mis funciones eran conocidas por todos. Mi remuneración se acordó en aquel momento y después de que se realizaran unos pagos iniciales, el saldo final de dos millones de francos suizos (1,8 millones de euros) fue transferido en febrero de 2011', añadió.

El entorno de Platini explicó que la FIFA, afectada por el caso ISL (la empresa que gestionaba los derechos de transmisión y de márketing de la Copa del Mundo que quebró en 2001), no disponía de liquidez para pagar a Platini en aquella época y que el exjugador tampoco tenía una necesidad imperiosa de dinero.

Por otra parte, Platini escribió ayer a la Comisión de Ética de la FIFA para pedir declarar y proporcionar toda información suplementaria que pueda ser necesaria para aclarar esta cuestión.

‘Soy consciente que estos acontecimientos son susceptibles de perjudicar mi imagen y mi reputación y, por consecuencia, de la UEFA, la organización de la que estoy orgulloso de ser su presidente, y por estas razones, deseo utilizar toda mi energía para hacer que todos estos problemas y malentendidos se aclaren', dijo.