22 de Feb de 2020

Fútbol

Fútbol: Estrategia o Improvisación

Panamá con más de 100 Exmundialistas Sub-20 y, aun así, nunca ha podido conformar una Selección Olímpica Sub 23

FIFA maneja consistentemente su Estructura Superior, de cobertura mundial, mediante Herramientas Administrativas pioneras de la Gestión Deportiva que han sido determinantes del desarrollo del Fútbol hasta el presente y, aunque no logró hasta ahora erradicar plenamente los vicios administrativos, ha permitido un control y trazabilidad razonable de las actividades que se apegan o no a sus herramientas, haciendo posible medir la eficacia de sus procesos para el logro de las Metas Organizacionales, Administrativas y Operacionales. En las Federaciones Nacionales no ha sido así y estas diferencias de Gestión limitan el Desarrollo uniforme y sostenido del Fútbol en los países; Estrategia e Improvisación son los dos extremos de esta dualidad que se materializa en resultados deportivos inconsistentes.

Panamá, en Fútbol Playa, es un buen ejemplo, pues con un incipiente desarrollo y limitada base de jugadores, Schubert Pérez planteó una Visión, definió una Situación Actual, una Meta a lograr, trazó un Plan, elaboró una coherente Hoja de Ruta entorno a la cual confluyeron diferentes factores favorables y algo de Apoyo Federado, logrando la clasificación de Panamá al Mundial ‘Nassau 2017', al primer intento. Ese elemental esfuerzo por utilizar un Plan como Herramienta de Gestión fue la base del éxito logrado; proporciones guardadas, eso es Estrategia de Mediano Plazo, a Nivel Básico.

Nuestra Selección Sub-20 ejemplifica el otro Extremo, pues Panamá, asiduo participante de los últimos Campeonatos Mundiales, debido a la inexistencia de un Plan Coherente descapitalizó todo ese bagaje, como lo indican los resultados logrados durante y posterior a dichas participaciones. Las lecciones aprendidas no fueron asimiladas o incorporadas porque no existe un Sistema Nacional de Selecciones y por ello, nuestras 5 participaciones mundialistas fueron siempre planas: nunca superamos la Fase de Grupos.

Panamá dispone más de 100 jugadores Exmundialistas Sub-20 y, aun así, nunca ha podido conformar una Selección Olímpica (Sub-23) realmente competitiva, porque no hubo un Plan de Seguimiento y Aprovechamiento del bagaje de esos jugadores en los cuales invirtió grandes esfuerzos, patrocinios y dinero. En el mismo orden ascendente, nuestros primeros Mundialistas Juveniles, hoy Guerreros treintañeros, todavía batallan con la Roja, sin embargo: cuántos Exmundialistas jóvenes están en la banca, listos para reemplazarlos? Realidad totalmente atribuible al improvisado manejo del producto logrado con la inversión de realizada por todos los que apoyaron a estas Selecciones.

Como cereza del pastel aparece la triste forma como se dio la separación de Leonardo Pipino de la Selección Sub-20 pocos días antes de la Eliminatoria Pre-Mundialista. La decisión ‘económica' de colocar una sola persona desempeñar simultáneamente varios Cargos Federados no fue para nada Estratégica y no permitía eficiencia alguna; ni el Sumo Esfuerzo Omnipresente realizable por Mortal Alguno habría logrado éxito con una Selección que ya acarreaba antecedentes de indisciplina, debilidades formativas y la Falta de Apoyo de los Clubes. Mis conocimientos me indican que la presencia o no de Pipino al frente de la Rojita, ya no era determinante y los resultados lo demostraron; todo devenía de la Improvisación.

Si sumamos el hecho que el Profesor Hernán Darío Gómez fue contratado para dirigir y llevar al Mundial a la Selección Mayor, que tampoco está obligado, ni conocemos que haya elaborado un Plan Estratégico para las otras Selecciones Nacionales, entonces los criterios con los cuales intentaban evaluar el Trabajo de Pipino eran tan subjetivos como Improvisados!!

Distinto ocurrió en el Fútbol Playa y felizmente la cordura de la Federación privó en este caso, por lo cual la cesación Schubert Pérez finalmente no se materializó a cinco días del Pre-mundial pues hoy, la Clasificación de Panamá habría premiado a la improvisación y no a la ‘Estrategia Pérez' para Fútbol Playa.

En esta dualidad seguiremos, como hasta hoy, repitiéndonos el consuelo de éxitos pasajeros, irreales, que se sustentan en la Improvisación y no en la Estrategia que necesitamos.

CONSULTOR Y ENTRENADOR DE FÚTBOL