Temas Especiales

22 de Apr de 2021

Fútbol

Panenka, el golpeo que se volvió eterno

Ibrahimovic cobra al mejor estilo del golpeo que se patentara hace 42 años, Messi hace su propia versión en un tiro libre, y Ramos es considerado el más diestro

Z latan Ibrahimovic anotó el gol del triunfo de los Angeles Galaxy 2-1 contra Portland Timbers el pasado domingo concretando magistralmente un penal ‘a lo Panenka', y el día anterior (sábado), Lionel Messi había sacado de su prodigioso pie izquierdo un singular cobro de tiro libre que la prensa deportiva llamó ‘a lo Panenka', marcando el primer tanto para la victoria del Barcelona 2-0 ante el Español. ‘A lo Panenka', un calificativo que lleva 42 años utilizándose para designar una forma de golpear sutilmente el balón por su cara inferior con efecto y engaño especialmente en los penales y que, seguramente, seguirá vigente hasta los últimos días de este deporte, a no ser que desaparezca el cobro del penal en el reglamento.

Sergio Ramos, el defensor del Real Madrid, se ha convertido en el abanderado de esta especialidad. El capitán de la selección española y del equipo merengue es el cobrador oficial de los penales ante la salida de Cristiano Ronaldo, anotando en seis de siete ocasiones en la Liga, más uno en la Copa del Rey, empleando en algunos de ellos este estilo al que algunos también califican como ‘picar el balón', ‘de vaselina' o en italiano il cucchiaio (la cuchara).

En los inicios del fútbol, en 1863, el penal no estaba contemplado en sus reglas. No fue sino 17 años después (1880) cuando surgió la idea de introducirlo, como sanción ante una polémica jugada acontecida en el partido de cuartos de final de la Copa Inglesa, entre el Notts County y el Stoke, en Trent Bridge. El Notts County ganaba 1-0 y en el último minuto uno de los defensores, Hendry, ante la inminencia del gol del empate, rechazó con un puñetazo el balón desde la raya. Se sancionó al equipo como estipulaba el reglamento con una falta a lanzar desde la misma raya, aunque el portero Toone, situado detrás, en la práctica encima del balón, no tuvo problema en detenerlo. Se armó un revuelo por considerarse injusto y se introdujo el penal en 1881, no sin encontrar muchas reticencias a su aplicación.

Conquistado su espacio reglamentario como sanción, el penal se ejecutó de muchas maneras: cruzado, plano, potente, etc., hasta que el jugador checoslovaco Antonín Panenka, quien practicaba en los entrenamientos con el portero de su equipo, descubrió que los arqueros se lanzaban hacia un lado o el otro e ideó su propio truco. El 20 de junio de 1976, la final de la Eurocopa citó por el título a Checoslovaquia y Alemania, esta última campeona del mundo en ese entonces. Con el partido concluido 2-2 y la prórroga sin haber alterado el marcador, la buena o mala suerte la definía la tanda de penales.

El escenario era el Stadion Crvena Zvezda de Belgrado, antigua Yugoslavia; a Panenka le correspondió el quinto turno. Se sitúo frente al balón con la pizarra 4-3 a favor de Checoslovaquia, delante del legendario portero Sepp Maier. Tomó una pequeña carrera y golpeó con suavidad y efecto de parábola el balón, desconcertando al guardameta alemán; éste se lanzó hacia el lado izquierdo, mientras el balón ingresaba sin apuro partiendo elevado y cayendo por el centro. El público en el estadio quedó impactado mientras los checoslovacos se abrazaban desenfrenadamente. Nunca en una competición se había ejecutado un penal de esta manera.

Destacados jugadores han logrado practicar, dominar y perfeccionar esta técnica: Zidane, Abreu, Messi, Neymar, Suárez, etc., entre los jugadores panameños el más reconocido es Gabriel ‘Gavilán' Gómez, por el penal anotado ‘a lo Panenka', en cuartos de final de la Copa Oro 2005 ante Sudáfrica, para darle el pase a las semifinales del torneo a Panamá, y ante el portero Iker Casillas en el amistoso Panamá-España ganado 1-5 por los españoles en 2012. Es además una riesgosa técnica: si el portero intuye la intención reaccionando a tiempo, se convierte en una de las maniobras más infantiles para dilapidar una enorme ocasión de anotar. Pero con todos sus riesgos cada vez que se ejecute recordará a su progenitor, se gane o se pierde ‘a lo Panenka'.

EL RELATO CIEN VECES CONTADO

PREMONICIÓN

Antonín Panenka nació en Praga, el 2 de diciembre de 1948 (70 años), y es actualmente presidente de honor del Bohemians de Praga. Su reconocimiento en el ámbito futbolístico está atado a ese penal por lo que significó para un país obtener un título, por el rival al que se lo hizo y por la forma en que lo consiguió. En su honor, existe una revista llamada Panenka .

Cada vez que un medio de comunicación extranjero lo entrevista por primera vez, la pregunta de cómo fue aquel penal se hace obligatoria, y él vuelve a contar las historia cien veces narrada: ‘Mis compañeros conocían cómo le pegaba y me pidieron que no lo hiciera. Viktor, nuestro portero, me amenazó con no volverme hablar. Pero Vaclav Jezek, el entrenador, me dijo: ‘Haz lo que te parezca, depende de ti'. Sabía que ningún portero solía quedarse parado y no dudé. Dos meses antes había tenido la sensación de que todo acabaría así'.