Panamá,25º

09 de Dec de 2019

Fútbol

Perú, en su mejor momento, probará a un renovado combinado ecuatoriano en EE.UU.

Sin embargo, el gran ausente será su goleador insigne, el atacante Paolo Guerrero, que solicitó no ser convocado

El jugador peruano Luis Abram.

La selección de Perú, subcampeona de la Copa América de Brasil 2019, probará este jueves en un partido amistoso en Estados Unidos a la de Ecuador, que ha dado paso a una abrupta renovación tras los fracasos en el reciente torneo continental y las pasadas eliminatorias mundialistas.

Con la base del equipo que terminó con la sequía futbolística de 36 años y se clasificó al Mundial de Rusia 2018, y entre junio y julio pasados tuvo una destacada participación en la Copa América, la selección blanquirroja saldrá como favorita al duelo que se jugará en el estadio 'Red Bull Arena' de Nueva Jersey.

Sin embargo, el gran ausente será su goleador insigne, el atacante Paolo Guerrero, que solicitó no ser convocado.

Pero los peruanos jugarán con el mismo concepto que ha impartido con éxito su seleccionador, el argentino Ricardo Gareca, y seguramente con una alineación similar a la que disputó la final de la Copa América frente a Brasil.

Entre tanto, el combinado ecuatoriano cambió prácticamente todo, pues la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), que preside desde este año Francisco Egas, excluyó al colombiano Hernán 'Bolillo' Gómez como seleccionador, por lo que frente a Perú estará al mando del equipo el argentino Jorge Célico, que dirige a los juveniles, pero en forma interina.

La intención de la FEF será renovar en un setenta por ciento al equipo de las pasadas eliminatorias y de la Copa América, pues están convencidos, según Egas, que "el tratamiento para recomponer las cosas será muy duro, doloroso y seguramente largo, pero se está contagiado de fe para sacar a la selección adelante".

Con ese concepto aplicado al pie de la letra, Ecuador mostrará en todas sus líneas a figuras nuevas, con el riesgo de ser impactados por el miedo escénico o de apoderarse desde el primer momento de la titularidad.

Sin embargo, Célico esta convencido de lo que hace, pues lleva más de una década en el fútbol ecuatoriano, tanto en divisiones menores como en equipos de la primera división local, como cuando dirigió a Universidad Católica bajo la presidencia de Egas.

Fruto de su planificación y trabajo consiguió el histórico título en el Sudamericano Sub'20 de Chile y con la misma plantilla el tercer puesto en el Mundial de la categoría en Polonia, aunque fracasó en los recientes Juegos Panamericanos de Lima.

Para enfrentar este jueves a Perú y el próximo 10 de septiembre a Bolivia en la ciudad ecuatoriana de Cuenca, convocó a siete de los mundialistas juveniles, a jugadores con pocos partidos en la selección absoluta y otros con algún recorrido local, pero que llegarán por primera ocasión al combinado.

Por lo tanto, atinar con la alineación ecuatoriana para medirse con los peruanos es como armar un rompecabezas para todos, menos para Célico y sus colaboradores.