Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Fútbol

Un vistazo a la Premier League

Si la temporada anterior nos ofreció un duelo absolutamente apasionante en la cumbre de la Premier, en la actual se mantienen las posiciones de ambos aspirantes, aunque en esta temporada el Liverpoool mantiene ocho puntos de ventaja sobre los actuales bicampeones: el Manchester City

Un_vistazo_a_la_Premier_League-0
Pierre Emerick Aubameyang juega como delantero, interior o extremo en el Arsenal Football Club.EFE

Son apenas ocho jornadas jugadas y ya la Premier League está cargada de giros y peripecias que nos obligan a mirarla con detenimiento y prestarle mucha atención. Es una liga que casi siempre ofrece intensidad y cierto dramático sentido de lo impredecible. Aunque quizás su mayor mérito es saber incorporar estilos y lenguajes foráneos a sus propios signos de identidad originales; gestando así un fútbol en continua expansión y crecimiento.

Si la temporada anterior nos ofreció un duelo absolutamente apasionante en la cumbre de la Premier, en la actual se mantienen las posiciones de ambos aspirantes, aunque en esta temporada el Liverpoool mantiene ocho puntos de ventaja sobre los actuales bicampeones: el Manchester City de Guardiola. Cuesta comprender como en tan pocos partidos los Reds han sacado una ventaja tan considerable; tanto que seguramente el City tendrá que ganarle ambos duelos a sus rivales de la cumbre, solo para recortar seis de los ocho puntos que los separan. Un factor que podríamos considerar para explicar semejante diferencia es el elemento voluntad, el factor deseo. La última vez que el Liverpool ganó el torneo de liga en Inglaterra fue en la temporada 2000-2001. Ya han pasado 18 años, que pesan en el ánimo de sus hinchas como 18 losas de plomo.

De hecho, durante la temporada anterior, y cuando el Liverpool aspiraba de manera simultánea al trono de la Champions y al campeonato de la Premier, se realizaron diversas enccuestas con los hinchas del Liverpool. La pregunta era una sola: ¿si tuvieras que escoger entre uno de ambos títulos, con cual te quedarías? Casi invariablemente, los hinchas se quedaban con la Premier. Claro, la sequía ha sido muy larga y quizás por eso este año salieron de la gatera con una intensidad que al City le faltó en un par de derrotas tan inesperadas como tempraneras. Yo aún no cantaría una victoria roja. Esta liga se constituye a base de rachas y la pelea recién está comenzando.

Y ya que hablamos de rachas, el lapso negativo del poderoso Manchester United es más impresionante. Desde que Sir Alex Ferguson se jubiló en 2013, se sucedieron David Moyes, su interino Ryann Giggs, Louis Van Gaal, José Mourinho y ahora Ole Gunnar Solskjaer. Lo que ha ligado a todos estos directores técnicos, es una grave tendencia al fracaso (1 FA Cup, 1 League Cupo, 1 Europa League es el récord que suman todos ellos con el Manchester) y la subutilización de planteles muy ricos en talento. A diferencia de los Red Devils, el Tottenham experimentó años de crecimiento hasta caer durante esta temporada en un bache muy severo. Y si lo pensamos bien, sí hay elementos vinculantes entre United y Tottenham. Juntos podría simbiotizarse en un solo equipo, al que me gustaría bautizar Los Malcontentos Fútbol Club. Pogba quiere irse a Juventus.

Eriksen coquetea abiertamente con el Real Madrid, aunque el Manchester United también lo quiere. Ahora faltaría saber si traslada su mochila de frustraciones a los Red Devils, convirtiéndose en doblemente malcontento. Toby Alderweireld se cansó de gritar en el desierto, pidiendo su salida. Incluso el propio Pochettino llegó a decir que si hubiera ganado la Champions, al día siguiente habría dejado al equipo, saliendo por la puerta grande.

Y seguramente te estarás preguntando qué los impulsa a largarse de una institución que ha crecido mucho en los últimos cinco años. Parece ser que en buena medida, se trata de talentos que quieren participar de equipos que inviertan más en jugadores, haciéndose más poderosos, con mayores posibilidades deportivas.

El Tottenham ha invertido poco o nada en jugadores debido a las deudas colosales generadas por su flamante y espectacular estadio. Lo mismo le pasó al Arsenal, que luego de la inversión gigantesca de su estadio, se quedó unas cuantas temporadas en el dique seco de la compra de jugadores. Ahora, con el plantel reforzado, el Arsenal ocupa una honrosa tercera posición, con derecho a cupo para la Champions y con incorporaciones como Ceballos, subutilizado por el Real Madrid, o Pepé, estrella en la Ligue One de Francia.

Por su parte, el Chelsea está enfrentando con éxito la prohibición de adquirir jugadores en el pasado mercado de pases. Con lúcida coherencia, la dirigencia trajo a Frank Lampard, ídolo de la tribuna y gran conocedor de las fuerzas básicas del club.

Su primera labor fue recuperar a jóvenes talentos que estaban a préstamo en otros clubes, para formar con ellos un equipo talentoso, que si bien comenzó con algunos resbalones, parece haberse estabilizado. Y hay más.

El West Ham dirigido por el chileno Pellegrini se ha convertido en una agradable sorpresa. Mientras el Everton está siendo la decepción mayor y por ahora se ubica en puestos de descenso. Pero ya lo dije: la Premier es aún muy joven. Aún nos quedan muchas sorpresas agazapadas, muchos duelos vibrantes, mucha belleza por disfrutar.