Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Fútbol

Marcelo Roffé: 'Muchas veces no gana el que mejor juega, sino el que está convencido de poder hacerlo'

Messi, Falcao, Agüero, James, Mascherano forman parte de la lista de jugadores de la élite mundial que han sido asesorados por este reconocido psicólogo deportivo. Habla en exclusiva sobre diversos tópicos y, por supuesto, del México-Panamá de hoy

Marcelo Roffé (8 de febrero, 1967, Buenos Aires): docente universitario, conferencista, presidente de la Sociedad Latinoamericana y del Caribe de la Actividad Física y del Deporte (Solcpad) ha publicado 12 libros y trabajado en 12 clubes, actualmente ejerce como director en la rama del fútbol amateur del club Lanús y atiende en su clínica especializada.

Marcelo Roffé
Roffé es un profesional con logros significativos en su especialidad: Argentina Sub-20 en Holanda 2005 y Colombia en Brasil 2014. MR

Pero su principal reconocimiento le llega por ser uno de los pioneros en la aplicación de la psicología deportiva en Latinoamérica al participar en el proyecto futbolístico que dirigió el técnico Néstor Pékerman, el cual marcó una época dorada en las selecciones argentinas sub-20, como al acompañar al mismo entrenador en la consecución del regreso de la Selección Colombia a disputar los mundiales de fútbol (2014).

Contactado a través de la línea telefónica, abrió amablemente un espacio para abordar la actualidad de la profesión, el partido México-Panamá, como el próximo Boca-River por las semifinales de la Copa Libertadores, que ya tiene en vilo a su país.

Al psicólogo deportivo hoy se le acepta y se le aprecia, pero a veces da la impresión de que se está contratando a novatos para funciones que requieren de la experiencia de tratar y superar situaciones límites, ¿cuál es tu valoración?

La psicología del deporte está cada vez más valorada por entrenadores, dirigentes y deportistas. Esto tiene que ver con que los psicólogos del deporte hemos aprendido a dar resultados y soluciones correctas frente a los altibajos en el rendimiento que presentan los deportistas, y frente a las necesidades que tienen los entrenadores.

Hay que decir que en el fútbol amateur es casi una condición tener un psicólogo deportivo en cualquier parte del mundo, para trabajar con los juveniles, la cabeza de los jóvenes y entrenadores parecen estar más abiertas, mientras en el fútbol profesional son cuatro o cinco por país, los equipos que cuentan en su equipo técnico o médico con este rol. Yo considero que así como se entrena lo técnico, lo táctico y lo físico que es el 75 por ciento, el entrenamiento mental es el otro 25 por ciento y no se puede subestimar. Que cuando no lo ocupa un psicólogo deportivo se suple mal, ya sea por un entrenador que juega a ser psicólogo, por un médico o por un coach que tiene una seudoprofesión, roza el intrusismo. En mi caso particular tuve el honor de trabajar en dos mundiales con Néstor Pékerman, uno con Argentina y otro con Colombia, y fue de lo mejor que me pudo pasar en mi carrera profesional.

Tuviste además el privilegio de haber aportado a un jugador del tamaño futbolístico de Lionel Messi en las categorías menores, ¿mantienes una relación amistosa con él? ¿El Messi tan hábil y fuerte en el campo es mentalmente igual o tiene las mismas dudas que cualquier ser humano?

Trabajé con él en las juveniles y fui parte de la preparación mental del equipo que salió Campeón del Mundo Sub-20 en Holanda 2005, donde Messi fue goleador y figura. Hoy no tengo relación con él. En relación a sus características me parece que es una persona muy humilde, que tenía mucha claridad mental de lo que quería y por eso lo consiguió. 

Lo que más destaco es su espíritu amateur, en el sentido que no importa cuánta plata gane, él sigue buscando batir récords y juega con la misma pasión que cuando empezaba. Después veo que es un líder, en lo afectivo y en lo futbolístico, un ser humano como cualquiera que en más de una vez públicamente ha confesado sus temores y eso lo hace más grande aún. Que el mejor jugador del mundo pueda decir: bueno hoy las cosas no salieron, tuvimos miedo (como cuando el Barcelona perdió con el Liverpool), tuvimos miedo a que nos hicieran el primer gol y después se nos vino todo encima; eso habla con más claridad de su humildad y de por qué se ha mantenido tantos años.

¿Cuánto aporta lo mental para reducir la distancia en el campo ante un rival que deportivamente es superior?

Hay un concepto nuevo que estamos manejando, en inglés se llama grit como grito pero sin la o, que la colega americana que habla de este concepto subraya como resiliencia más pasión, o pasión más resiliencia. Entendiendo la resiliencia como perseverancia, en este sentido podemos decir que grit mata talento y grit mata inteligencia, o sea que no me serviría con ser un jugador técnicamente o tener una gran habilidad, no te alcanza si no tenés la pasión y la perseverancia, o sea que muchas veces no gana el que mejor juega, sino el que está convencido de poder hacerlo. Y ese es el componente psicológico que nosotros ayudamos a trabajar, ayudando a construir una fortaleza mental que al deportista le permita, cuando es superado por el rival en los aspectos técnico-tácticos, poder sacar adelante la competencia de manera individual o en equipo.

A Panamá le ha costado en algunas ocasiones mantener una ventaja en el marcador ante equipos superiores, en psicología suelen mencionar 'el miedo a ganar', ¿cómo se contrarresta ese miedo que se da cuando un chico está ganando y en el último tramo le invade el miedo de saber que el otro es un grande y este 'huele la sangre' y arremete con todo ante la duda?

Eso se trabaja con un profesional; se trabaja en no emocionarse sino hasta que el partido termine, nunca se cuentan los pollos antes de que nazcan. El 'Tolo' Gallego es muy buen entrenador, he tenido la suerte de trabajar con él en el Club Atlético Independiente, sé que fue ganador como jugador y como entrenador y que va a tratar de trasmitirle a sus dirigidos una mentalidad ganadora. Después obviamente juegan los jugadores y sabemos que México tiene muy buena escuadra y también un muy buen entrenador como es (Gerardo) Martino; pero el tema es sacarse los complejos y convencerse de que no hay nadie superior, aunque en los papeles sí pueda tener más cotización el equipo rival. Sobre los miedos, nosotros hemos construido un test con 38 miedos y el miedo más común es el miedo a fracasar, a no dar lo que se espera de uno, a equivocarse, a fallar, pero el miedo a ganar también es común.

El técnico Américo Gallego, ¿cuánta importancia le concede a la psicología como herramienta de ayuda deportiva?

No sé antes o después, pero en mi caso me dio mucho lugar y pudimos trabajar bien el poquito tiempo que lo hicimos, inclusive tuvo tanta apertura que me permitió invitar al internacionalmente famoso escritor Eduardo Sacheri (La pregunta de sus ojos, La noche de Usina) fanático de Independiente, para hacer antes del partido Independiente-Racing, un taller con el libro de Eduardo Papeles en el viento, y cada jugador recibió un libro, intercambiando con el escritor y hablamos puntualmente sobre el personaje que le faltaba resiliencia y al otro día Independiente le ganó a Racing 2-0. Fue un momento inolvidable para todos y ese taller tuvo que ver con la apertura y la mentalidad ganadora del 'Tolo'.

Marcelo-Roffe
Junto a Messi y James durante los años que los asesoró (2005 y 2014).

Panamá juega ante México, uno viene de perder 2-0 (Panamá) y el otro de ganar ampliamente 5-1 (México), el ganador juega en casa, ¿en la mente del jugador que viene de ganar y el que viene de perder en qué momento del partido se impone su actitud ganadora o se quiebra a favor del más chico?

Digamos que un resultado es multicausal, no podemos reducirlo a lo psicológico, sería un error, acá interjuegan factores técnicos, tácticos, físicos y psicológicos, entonces hay muchas cuestiones que tienen que ver con el talento de los jugadores, el sistema táctico que muchas veces condiciona lo psicológico también, esto es lo que tenía Néstor Pékerman: ser protagonista todos los partidos, de local o visitante; y eso fue lo que le cambió la mentalidad y se la hizo ganadora a los jugadores colombianos. Clasificaron al Mundial después de varios intentos que no lo hacían (16 años) y salieron quintos en Brasil 2014.

Tiene que ver con eso, con convencerse del propio potencial. Es verdad que una victoria trae una victoria y una derrota muchas veces trae una derrota; lo bueno del fútbol es que aunque un equipo pueda parecer superior a otro, dentro de la cancha son once contra once y no importa cómo viene cada uno o la supuesta superioridad, nunca se gana un partido en el micro o en el bus o antes de jugarlo. 

El fútbol es el único deporte que te permite defender un resultado de empate y hasta poder ganar ante la frustración de un rival por no poder convertir, si acertás un ataque y convertís; con lo cual el fútbol hace que un rival en los papeles superior pueda perder con un rival en los papeles inferior. 

Esto se ve en muchas partes y muchos campeonatos del mundo, el último muchas veces le gana al primero, como que el grande y el poderoso puede subestimar y no preparar bien el partido, y el supuestamente inferior motivarse al máximo, dar todo lo que tiene y llevarse la victoria.

Boca y River juegan en siete días un partido decisivo para llegar a la final de la Copa Libertadores, a este nivel de competición extrema y en un ambiente como el argentino tan apasionado e involucrado en el fútbol, ¿el psicólogo deportivo en que aspecto se centra?

En principio hay que decir que es un triunfo de la psicología del deporte que los dos, tanto River Plate como Boca Juniors, tengan psicólogo deportivo. Boca hace año y medio, River hace seis años. 

Es un triunfo de la psicología del deporte que los dos equipos más grandes de la Argentina y de los más grandes del Continente, cuenten con esta ayuda. Por otro lado escribí y publiqué en el diario deportivo Olé que apuntaría el trabajo al sentido de grupo, la confianza, la cohesión, de sentir al compañero más cerca como un hermano, de estar tranquilo, para poder estar confiado, positivo, relajado, disfrutar y para poder fluir, porque la presión es altísima para aislarse del entorno y en una semifinal o final, muy pocos jugadores rinden el 100 por ciento de su capacidad psicológica y eso lo vimos el año pasado en el partido que jugaron en el Estadio Santiago Bernabéu. Así que hay que trabajar sobre esos aspectos para que los jugadores puedan soltarse que es lo más difícil en una instancia así.