Temas Especiales

06 de Jul de 2020

Fútbol

El Valencia caminará solo en pos de una remontada épica ante el Atalanta

La decisión de las autoridades de que el encuentro se dispute a puerta cerrada ha condicionado la actualidad previa al choque al que el Valencia llega con varias bajas, especialmente en defensa

El club mantiene un protocolo donde ha suspendido ruedas de prensa y entrenamientos abiertos.EFE

El Valencia caminará solo, en un Mestalla cerrado para la afición y los medios, ante el Atalanta en pos de una remontada épica para tratar de superar con al menos un 3-0 a favor la derrota por 4-1 sufrida en Milán en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones.

La decisión de las autoridades de que el encuentro se dispute a puerta cerrada ha condicionado la actualidad previa al choque al que el Valencia llega con varias bajas, especialmente en defensa.

El club, que mantiene un protocolo propio que le ha llevado a suspender ruedas de prensa y entrenamientos abiertos por esta misma crisis, ha guardado silencio respecto a la medida decretada por a Conselleria de Salut Pública, pero sus peñas y su capitán Dani Parejo la han criticado.

Tras el resultado de la ida, no recibir ningún gol será el primer objetivo de los de Albert Celades, aunque no será fácil de lograr dado por un lado el potencial ofensivo del conjunto italiano, que en la ida desbordó por completo a la zaga valencianista.

Para el choque, como ya pasó en Milán, el entrenador no podrá contar con su pareja de centrales titular, al estar Ezequiel Garay lesionado y Gabriel Paulista sancionado.

Esta situación deja a Mouctar Diakhaby como único central disponible, lo que llevará a Celades a reconvertir a algún jugador, con Francis Coquelin como el que más papeletas tiene, salvo que decida cambiar de sistema en defensa, puesto que Eliaquim Mangala todavía no está recuperado.

El otro objetivo, el de marcar tres goles, estará condicionado por la ausencia de Maxi Gómez, su 'nueve' habitual, que está lesionado, aunque recupera al propio Coquelin y a Rodrigo Moreno, que ya dispusieron el viernes en Mendizorroza de algunos minutos.

La responsabilidad ofensiva recaerá seguro en Kevin Gameiro y falta saber si la evolución del hispano brasileño es tan buena como para ser titular o si debe volver a reconvertir a un extremo como segundo delantero.

El Atalanta llega tras una semana marcada por la incertidumbre, en la que tuvo solo este domingo la seguridad de poder viajar a Valencia después de que el Gobierno italiano aprobara un nuevo decreto que limita al máximo las entradas y salidas de la norteña región Lombardía tras la emergencia por el coronavirus.

Lombardía, región en la que el Atalanta tiene sede, es la más afectada por el virus en Italia, en la que ya se han registrado 366 muertos y más de 6,000 contagiados y solo importantes compromisos de trabajo, razones de salud y los atletas profesionales tienen la opción de viajar.

En este contexto, mantener la concentración es la obligación fundamental para el Atalanta, que busca hacer historia en su primera participación en la Liga de Campeones.

El equipo encara la cita de Mestalla tras diez días de descanso forzado. Su último partido se remonta al domingo 1 de marzo y fue un recital de fútbol y goles, con un 2-7 en el campo del Lecce empujado por un triplete del colombiano Duván Zapata.

Los hombres de Gian Piero Gasperini no jugaron este fin de semana, pues la Liga de la Serie A decidió recuperar los seis encuentros aplazados al comienzo de marzo a causa de la emergencia por el coronavirus.

En el once, Gasperini deberá gestionar la baja de su zaguero brasileño Rafael Toloi, con molestias musculares, mientras que tiene muchas cartas a disposición en las otras zonas del campo.

En el habitual 3-4-2-1, delante del meta Pierluigi Gollini jugarán el albanés Berat Djimsiti, el argentino José Palomino y Mattia Caldara, con el holandés Hans Hateboer, autor de un doblete en la ida, y el alemán Robin Gosens en los dos carriles.

El suizo Remo Freuler y el holandés Marten De Roon estarán en el centro del campo. El argentino Alejandro Gómez y el esloveno Josip Ilicic están seguros de ser titulares, mientras que Duván y el croata Mario Pasalic, este último más defensivo, pelean por la última plaza.