27 de Oct de 2021

Fútbol

Un Anfield sin público, pero con eco

El Liverpool vs. Real Madrid de esta tarde se presenta como un apetitoso plato que puede complacer a los aficionados con un encuentro en el que se citen el buen fútbol y su esencia: el gol. El estadio Anfield aparece como un campo selecto para acogerlo

Desde su nacimiento, en 1892, el Liverpool ha jugado en el Anfield Road, el estadio al que se vincula su historia. En el túnel que conduce a los vestuarios está escrita con orgullo la frase: “This is Anfield”. Está ubicado en el condado de Marseyside, cuya capital es la ciudad de Liverpool.Shutterstock

El mítico estadio inglés Anfield recibirá esta tarde a las 2:00 p.m. al Real Madrid, sin público como se ha venido haciendo regularmente en los coliseos deportivos del mundo desde que la pandemia obligó a estas restricciones en las actividades deportivas, aunque con el eco del apoyo desde la calle de los aficionados del Liverpool, motivando al club a darle vuelta a la eliminatoria que le es desfavorable ante el Real Madrid, tras el 3-1 de la ida en los cuartos de final de la Liga de Campeones 2020-2021.

La liberación a las restricciones que en Inglaterra comenzaron a aplicarse con mayor amplitud desde el pasado lunes, seguramente facilitará la concentración de aficionados en espacios abiertos cercanos al estadio y en los tradicionales pubs ingleses, para unirse en el rito colectivo entonando la célebre, emotiva y conmovedora melodía 'You'll never walk alone' (Nunca caminarás solo), que suele animar y empujar al equipo en determinados momentos. Aunque el Liverpool va a necesitar mucho más que la onda expansiva del acompañamiento vocal de sus aficionados desde afuera, porque el rival que tendrá enfrente históricamente ni se asusta ni se espanta.

El Real Madrid espera con paciencia el encuentro. Dos de sus figuras, Toni Kroos y Marcos Asensio, llegan en buenas condiciones.@realmadrid

El recuerdo de aquella “mágica” noche del 8 de mayo de 2019 cuando remontaron el 3-0 en contra, con el que llegaron al segundo cotejo ante el Barcelona de Messi, apoyados en una ferviente afición que incidió en la extraordinaria victoria por 4-0 ante el conjunto catalán, será solo eso... un recuerdo para inspirarse.

En una temporada en la Premier League con un nivel de rendimiento por debajo de lo que se esperaba del conjunto inglés, van de sexto en la tabla de posiciones, llegan al encuentro ante los madridistas con el aliciente de haber vencido el pasado sábado en el torneo casero al Aston Villa, acercándose a los puestos que dan cupo para la próxima Liga de Campeones; aunque sin ser excelsos en su juego, pues solo consiguieron una ajustada victoria por 2-1, anotando el gol de la diferencia con el tiempo expirando, en el 90+1'. Tres puntos para encarar esta semana con el mínimo ánimo al alza.

El Liverpool promociona el partido con una de sus mayores figuras y esperanzas de cara al gol, el egipcio Mohamed Salah.@LFC

Al contrario, el Real Madrid llega al partido de hoy con un envión de resultados positivos que le han permitido superar el bache inicial en la Liga Española con una clara demostración de eficacia, aunque sin una exposición que invite a seducir con su juego como en otros momentos. Están de segundo en la Liga Española a un punto del líder, Atlético de Madrid, peleando el título en el tramo final y vienen de superar por 2-1 al Barcelona, con lo que ello implica para fortalecer la motivación. Aunado a que en su triunfo ante el Liverpool, en el primer encuentro de esta serie, se mostró notoriamente superior e indiscutible vencedor sobre los 'reds'.

El gol... ¿está garantizado?

Si algún resultado pudiese parecer inaudito para los pronósticos de este partido sería un empate 0-0. Sustentado en las cualidades de los jugadores, la vocación ofensiva de ambos conjuntos, los planteamientos tácticos y estratégicos de los dos entrenadores (Klopp vs. Zidane), las necesidades de uno (Liverpool) de buscar superar la fase que solo lo consigue con goles, como en la respuesta tradicional del otro (Real Madrid) que suele replicar atacando o contraatacando, el gol parece 'garantizado' para hacerse presente en el marcador en cualquiera de los dos lados. Entonces bajo estos argumentos, si aparece la posibilidad de un empate se tiende a inclinar con goles en el resultado: 1-1,2-2, etc.

El Real Madrid llega con una clara ventaja en la definición de los cuartos de final de la Liga de Campeones, después de la victoria 3-1 sobre el equipo inglés.@realmadrid

Un empate 0-0 lo ven más accesible aquellos que suelen apostar por romper la tendencia de la lógica, buscando dar un golpe en la mesa a las casas de apuestas con el criterio de que la realidad suele superar muchas veces lo que parece ficción. Se quebrarían así los pronósticos de lo que se espera de este juego apoyado en las estadísticas ofensivas de ambos conjuntos.

La resolución ante la paridad

No conceder en su portería un gol al Real Madrid será fundamental para el conjunto inglés en el propósito de mantener vivas sus posibilidades hasta el último minuto de juego. Liverpool tendrá que derrotar 2-0 o 3-1 al conjunto merengue para igualar la eliminatoria o con un marcador más amplio para dejar fuera a los españoles, lo cual implica asumir enormes riesgos que por lógica deben permitir que se abran espacios para el juego del rival.

La estadística le confiere hasta ahora la ventaja teórica al Madrid, pues sustenta que las tres veces que el equipo de la capital de España llegó al cierre de los cuartos de final con una ventaja de 3-1 en el marcador, siempre avanzó a la semifinal: contra el Manchester United en 2003, ante el Nápoles en 2017 y sobre el PSG en 2018.

Si tuviesen que definir ante la paridad el avanzar a las semifinales desde los lanzamientos del punto penal, los registros del historial en las competiciones europeas señalan que en las cinco tandas de penaltis que ha tenido que afrontar el Liverpool ganó 4 y perdió 1:

4-2 ante la Roma, final de la Copa de Europa 1983/84

3-2 ante el AC Milán, final de la UEFA Champions League 2004/05.

4-1 ante el Chelsea, semifinal de la UEFA Champions League 2006/07.

4-5 contra Besiktas, dieciseisavos de final de la UEFA Europa League 2014/15.

5-4 contra Chelsea, Supercopa de la UEFA 2019.

El Real Madrid ha tenido que definir en las competiciones europeas en cuatro instancias mediante la tanda de penaltis, obteniendo dos victorias y dos derrotas:

5-6 contra el Crvena zvezda, cuartos de final de la Recopa de Europa 1974/75.

3-1 contra la Juventus, segunda ronda de la Copa de Europa 1986/87.

1- 3 contra el Bayern München, semifinal de la UEFA Champions League 2011/12.

5-3 contra el Atlético de Madrid, final de la UEFA Champions League 2015/16.

Pero en este apartado estadístico se debería anotar que, desde el protagonismo reciente en esta situación crítica (penales) ya sea durante el transcurso de partidos de liga o en torneos internacionales, el Real Madrid ha contado con una mayor solidez de sus porteros desde los tiempos de Iker Casillas y Keylor Navas, reconocidos “parapenales”. Además de estar en el presente con mayor capacidad individual ante la posibilidad de esta situación, ubicando en la balanza al portero belga Thibaut Courtois del Madrid, ante el guardameta brasileño Alisson Becker, del Liverpool.

Presión y posibles alineaciones

El árbitro encargado de conducir reglamentariamente el encuentro es el neerlandés Björn Kuipers, acompañado de sus compatriotas Sander van Roekel y Erwin Zeinstra como auxiliares. Todos los ojos críticos estarán sobre él en un partido en el cual, como una gran parte de los de esta fase, regularmente deja una estela de polémicas e insatisfacciones entre los aficionados, técnicos perdedores y prensa deportiva.

Se barajan las posibles alineaciones con la lógica del rendimiento actual de los jugadores, aunque con la puerta abierta a las circunstancias actuales condicionadas por la pandemia, lesiones y desgaste físico de los jugadores, que pueden hacerla variar hasta antes de comenzar el encuentro.

La alineación con mayor consenso previo se decanta por incluir en el Liverpool a Alisson Becker, Alexander-Arnold, Ozan Kabak, Phillips, Robertson, Thiago, Fabinho, Wijnaldum, Salah, Jota, Mané. En el Real Madrid, Courtois, Odriozola, Militao, Nacho, Mendy, Kroos, Casemiro, Modric, Asensio, Benzema, Vinicius.

En la antesala del encuentro, el técnico alemán Jürgen Klopp, conductor del Liverpool, dejó una reflexión radiográfica de sus expectativas: “Cuando llevas tanto tiempo en esto del fútbol, eres consciente de que puede pasar de todo. En un partido hay multitud de momentos críticos que deciden el devenir de un choque y queremos hacer que estén de nuestra parte. Es algo muy abstracto porque no puedes planear este tipo de cosas. Será clave que juguemos con intensidad y siempre midiendo el riesgo que estemos dispuestos a correr. Si nos ponemos por delante, está claro que se encenderán las alarmas en nuestro rival. Es humano. Nadie quiere perder. Tendremos que trabajar para que ocurra eso en sus cabezas”.

Zinedine Zidane sabe que llega en una favorable condición al campo de Anfield, pero también que la mesura en sus comentarios es el mensaje más positivo para adoptar. Un enfoque para evitar los posibles triunfalismos anticipados y el énfasis en resaltar el valor del esfuerzo y el desgaste de los jugadores para llegar al tope en este momento.

Liverpool vs. Real Madrid, un partido de gran cartelera y la promesa de vivir momentos vibrantes e inesperados. Hay incluso quienes anticipan que el ganador de esta llave pone un pie adentro en la final de la Liga de Campeones que se jugará el 29 de mayo, en el AtatürK Olympic Stadium de Estambul, Turquía. Por ahora lo más importante para el ámbito mundial del fútbol es que esta tarde no defrauden y expongan lo mejor de su fútbol, en este Anfield mudo de aficionados, pero escenario tradicional de memorables gestas futbolísticas.