Temas Especiales

23 de May de 2022

Más Deportes

Un año de fracasos y decepción

PANAMA. Fracaso y decepción. Estas son las mejores palabras para definir lo que ha sucedido con el fútbol nacional en el año 2008.

PANAMA. Fracaso y decepción. Estas son las mejores palabras para definir lo que ha sucedido con el fútbol nacional en el año 2008.

La eliminación de las selecciones mayor, Sub-20 y Sub-17, supone un duro golpe para un deporte que mostraba síntomas de progreso.

Este debacle, plantea la necesidad de hacer cambios urgentes en todas las estructuras del fútbol nacional, pero también en la dirigencia.

En diferentes encuestas realizadas por los medios de comunicación, los fanáticos coinciden en pedir la renuncia del presidente de la Federación Panameña de Fútbol, Ariel Alvarado, a quien ven como uno de los culpables de los fracasos. A juicio de Rubén Cárdenas, ex jugador y ahora presidente del Club Alianza de Anaprof, la dirigencia está fallando, porque no ha creado una comisión técnica que evalúe a los técnicos y jugadores que se escogen para integrar las selecciones nacionales.

LA CRÓNICA DE LOS FRACASOS

La tragedia de las selecciones comenzó la tarde del 22 de junio del 2008.

Con once jugadores que militaban en el fútbol extranjero, la selección mayor de Panamá llegaba como favorita para enfrentar a El Salvador en la primera fase de las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010.

Después de ganar el partido de ida celebrado en Panamá (1-0), la selección cayó en El Salvador 3-1 y quedó fuera de las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010.

El trago más amargo fue para la selección Sub-20. Luego de asistir a tres mundiales consecutivos con técnicos nacionales, el onceno juvenil.

Panamá jugó el torneo triangular de la UNCAF celebrado en Guatemala, en busca de un cupo para jugar el Premundial.

Tras caer ante El Salvador y vencer a Guatemala, el equipo nacional terminó segundo y jugó la repesca ante Honduras.

Honduras dejó fuera del Mundial a Panamá, al vencerlos 5-2 y 2-1.

El fracaso más reciente, fue el de la Sub-17, un equipo que se había preparado por más de dos meses en Italia y luego de una floja presentación en el torneo triangular, Guatemala los eliminó en la repesca.