09 de Dic de 2022

Más Deportes

‘Surfearía hasta el último día de mi vida’

PANAMÁ. Desde su nacimiento siempre ha estado cerca del mar. Casco Viejo ha sido el lugar donde creció, observó, asimiló y practicó el...

PANAMÁ. Desde su nacimiento siempre ha estado cerca del mar. Casco Viejo ha sido el lugar donde creció, observó, asimiló y practicó el deporte que terminaría siendo su profesión por excelencia.

Samantha Alonso, hoy tiene 21 años y es la quíntuple campeona nacional de surf y una de las mejores surfers de nuestro país y del continente.

A la temprana edad de siete años fue cuando montó su primer ola en las bóvedas, lo que sería el patio del fondo de su casa, pero el interés por este deporte viene de mucho antes, cuando lo único que podía hacer era mirar.

“Desde bebé siempre miraba al mar y veía pasar a los surfers en frente de mi casa”, explica Samantha, y agrega, “aquí hay un equipo que se llama ‘Bóvedas Surf Team’, y ellos más mis amigos fueron los que me motivaron a que surfeara”.

Como toda niña comenzó la escuela y ahí fue un momento clave en su vida, donde su interés y pasión por la disciplina iban a hacerse notar. “Cuando estaba en los primeros grados de la escuela yo me fugaba para venir a surfear, metía la ropa en la maleta y mi madre no se daba cuenta”, recuerda.

Es así que la práctica se hizo cada vez más regular, y las condiciones innatas más el talento comenzaron a dar sus frutos desde que era pequeña.

Todo parecía ir bien en la relación de Samantha con el surf, hasta que sus fugas de la escuela fueron descubiertas.

Su madre al enterarse de la situación decidió separarla de su primer amor. “Cuando se dio cuenta me mandó a la escuela Vacamonte, que queda a 45 minutos de aquí para poder estudiar”, comenta, y agrega, “fue muy difícil, estuve dos años quedándome con mis tíos sin poder practicar, pero el surf me llamó y cuando volví pasaba todo el día en el agua”.

Su amor por el surf es tal que esbozando una sonrisa asegura que “surfearía hasta el último día de mi vida”.

SALTO AL PROFESIONALISMO

Luego de los tiempos difíciles llegó la recompensa a tanta dedicación y pasión por el mar. A sus cuatro hermanos y sus padres no les gustaba mucho la idea de que su hija se entrara al agua a domar olas sobre una pequeña tabla, por lo que el apoyo no siempre fue el ideal, hasta que la realidad tocó la puerta.

La revista “R.P.M.” publicó un artículo a página entera de la promesa del surf panameño de tan solo 11 años, su nombre: Samantha Alonso. “Cuando mis padres vieron que salí en la revista me dieron todo el apoyo porque entendieron que era mi futuro”, recuerda.

Es en ese momento que el surf toma un rol más serio en la vida de Samantha.

El campeonato más reciente que ganó fue el nacional, el cual tuvo su última fecha en la Playa Venao el pasado fin de semana y donde participó con una grave lesión en su rodilla izquierda, lejos de impedirle perderse tal momento. “El doctor me dijo que no podía competir por dos meses, pero a las dos semanas estaba en el agua”.

La victoria en el certamen se la dedicó al surfer Marcos Paniagua, quien falleciera en “la Barqueta” hace un mes.

Ahora se mejora de su lesión y se prepara para la temporada 2009 donde su objetivo principal es ganar el ALAS Tour que dará comienzo en el mes de enero.