Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Más Deportes

Buenos atletas, malos dirigentes

En el firmamento deportivo panameño se cree y hasta se afirma, que por haber sido un atleta, y obtenido éxito como tal, inmediatamente e...

En el firmamento deportivo panameño se cree y hasta se afirma, que por haber sido un atleta, y obtenido éxito como tal, inmediatamente es apto para dirigir el deporte al más alto nivel. Craso error. No se debe ignorar que en el siglo XXI, la dirección del deporte ha dejado el empirismo, y para lograr buenos resultados que se transforman en éxitos, quien dirige al deporte al más alto nivel, (PanDepores), debe ser idóneo en planificación y metodología científica del deporte, más allá de lo teórico, sino con hechos tangibles de logros y su funcionabilidad.

Pues bien, hace poco escuché una intervención del Lic. Víctor Córdoba, ex campeón mundial de boxeo, en una exposición radial, donde creo que se identificó como Secretario del Deporte, del partido “CD”. Sus palabras daban la impresión de que está en línea para el premio mayor, de ganar la Alianza para el Cambio, o sea, la Dirección General de PanDeportes. Me dejó dos impresiones preocupantes, una, de que le agrada la idea de crear un Ministerio de Deportes, y que al igual que la abanderada del PRD, “BH”, la solución del deporte está en la construcción de más coliseos. Aunque se habla de “CAMBIO”, sigo creyendo por la gente lista para entrarle a la “PIÑATA” que se llama PanDeportes, seguirá siendo parte del BOTÍN a un partido por su apoyo al triunfo.

Siendo realista, opino que si el cargo de DG sea de a dedo, la Dirección Técnica de Deportes debe ser por concurso , y ocupado por una persona con idoneidad en administración y metodología científica del deporte, para que el ocupante de ese cargo pueda ser más que autorizar viajes. Para evitar que el DG cometa tantos errores, el Asesor Legal debe ser una persona idónea en legislación deportiva. La Secretaría General y la Dirección Administrativa, también deben ser por concursos. Un ejemplo verídico del título principal, “Buenos atletas, malos dirigentes”, es el caso de la extraordinaria atleta mexicana, Ana Gabriela Guevara, medalla de oro en el “CM” de Atletismo en París, en el 2003, en los 400 metros planos. Medalla de plata en esa distancia en los “JO” de Atenas 2004. Por sus logros, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal de México, Marcelo Ebrad, nombró a Ana directora del Instituto del Deporte del Distrito Federal (IDDF). Al acepar Ana dijo: “Haré crecer al IDDF y aprovechar su infraestructura. Vamos a trabajar con programas enfocados hacia los niños discapacitados, los adultos y todos los atletas”.

Resultado durante el tiempo que duró Guevara al frente del IDDF, puesto que dejó hace poco para ser candidata política al cargo de Jefe Delegacional, según un reportaje del periodista Rubén Rodríguez: “Se cometieron infinidad de anomalías con el personal, con los promotores deportivos, pero sobre todo, con las personas de la tercera edad, a quienes se les ha maltratado y se les han pisoteados sus derechos. Ana Guevara se sirvió del deporte, y no para el deporte. Abandonó el cargo durante los “JO” de Beijing, para atender un compromiso con una televisora”. Eso es un ejemplo clásico de un buen atleta sin experiencia administrativa que fue un rotundo fracaso como administradora deportiva. En Panamá ocurre algo similar, Idelfonso Lee, que ha participado en tres olimpiadas en halterofilia, al igual que ganar oro en pesas en Juegos Panamericanos. Basta con observar como está las pesas que ha dirigido por 30 años.