Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Más Deportes

Jugar a hacer los juegos en Panamá

Cuando escuché el asunto, me pareció que estaban hablando de otro país.. pero con rapidez, entendí que la cosa era en serio.. tal vez má...

Cuando escuché el asunto, me pareció que estaban hablando de otro país.. pero con rapidez, entendí que la cosa era en serio.. tal vez más en serio de lo que podría haber pensado, o más cerca de lo que todos los deportistas pudieran pensar.

Celebrar los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Panamá no parece, a simple vista, una idea descabellada.

¿Por qué...? Simple. Panamá ha ganado importante terreno en materia de infraestructura deportiva en el último quinquenio.

La ciudad deportiva Irving Saladino es el mejor ejemplo. Instalaciones remozadas como el estadio Omar Torrijos en Veraguas, el Agustín “Muquita” Sánchez en La Chorrera, y las mejoras en otros coliseos y escenarios deportivos ponen al país en este renglón con los elementos necesarios para montar el espectáculo.

Hay que considerar también el potencial actual de Panamá en aspectos como la movilización, la tecnología, las comunicaciones y la capacidad de recepción para gran cantidad de personas.

En realidad, Panamá sí cuenta con los requerimientos para atreverse a pedir la sede de la máxima cita regional del área centroamericana y del Caribe.. pero hay un par de cosas que me preocupan, y que siento que son sumamente importantes, tanto o más que las mencionadas, a la hora de organizar un eventos como esta cita deportiva.

¿Sabemos cuánto cuesta organizar estos juegos en Panamá? A los precios actuales, con seguridad, varios millones de dólares.. o quizá de varios cientos de millones de dólares. No se trata entonces de decir “vamos a organizar los Juegos Centroamericanos y del Caribe”, y que por arte de magia todo el proceso dé principio.

¿Es conveniente para el país meterse en esto...? En mi opinión, hay que pensar muy bien lo que implica traer a más de 20 mil personas, entre atletas, delegados, entrenadores, dirigentes de federaciones, chaperonas, ect.

A mi juicio, en lugar de invertir en la organización de esta olimpiada regional, es mejor darle a estos fondos mejor destino, hacia el combate contra la pobreza, la alfabetización, la educación y el desarrollo. Conste que no digo que no se invierta en deportes....sostengo que poner el dinero para que por quince días el país sea una vitrina deportiva y turística tiene que hacerse en circunstancias más favorables.