Temas Especiales

09 de Aug de 2020

Más Deportes

Ronaldo, la figura del antifútbol

Decir Cristiano Ronaldo es sinónimo de elegancia, gambeta y gol. Sus veloces regates lo han catapultado a ser considerado como el mejor ...

Decir Cristiano Ronaldo es sinónimo de elegancia, gambeta y gol. Sus veloces regates lo han catapultado a ser considerado como el mejor jugador del mundo, según la FIFA. Su gran nivel fue consagrado por el exagerado contrato con el Real Madrid, el más alto en la historia de los fichajes. En fin, Cristiano Ronaldo ha logrado suficientes méritos para ser el ídolo de millones de fanáticos, quienes sin ser discriminados por la edad, lo siguen cada fin de semana para deleitarse con su trabajo.

Pero, a pesar del gran fútbol que posee el lusitano, su estilo podría ser determinante en las nuevas tendencias de los jóvenes jugadores, que lo utilizan como ejemplo para crear nuevos amagues.

Ronaldo se ha caracterizado, desde que tocó el cielo con el Manchester United, por su individualismo, el que algunas veces, raya en presunción. Su manera de gambetear hasta tres veces al mismo jugador en una sola jugada se ha vuelto uno de sus sellos. Su actitud dentro de la cancha, la cual puede ser considerada a veces como antipática, se ha convertido en un molde que miles de niños a nivel mundial tratan de emular.

No hay que irse muy lejos para cerciorarse de esta situación. En Panamá, cada día hay más y más niños que prefieren amagar su recorrido a la portería contraría antes que pasar el balón. La gloria solitaria e individual ha ido asesinando paulatinamente al toque de balón, a la triangulación, al verdadero fútbol.

En los últimos diez años, figuras como Kaká, Ronaldinho, Luis Figo y Zinedine Zidane han sido escogidos por la FIFA como el mejor jugador de fútbol. Todos ellos se han caracterizado por el espectacular trato de balón, que sumado a su altruismo a la hora de distribuir la esférica, los constituyen como verdaderos genios del balompié moderno. Lamentablemente, atravesamos una época difícil para el fútbol colectivo. Los verdaderos “10” se han comenzado a extinguir, creando un nuevo planteamiento en el balompié moderno. Doble pivotes, mediocampistas multifuncionales y enérgicos ataques por las bandas han tratado de compensar la desaparición de los titiriteros dentro de la cancha.

Cristiano Ronaldo explotó en el momento indicado. Se transformó en una especie de ejemplo de las nuevas tendencias, que aunque son parte de la evolución natural del deporte, le quitan vistosidad al juego. Ronaldo se convirtió en la figura del antifútbol.