Temas Especiales

11 de May de 2021

Más Deportes

Hermes Ortega, el que metió la pata

Si bien es cierto que el Sr. Hermes Ortega está entre los servidores públicos con más años de servicios en el INDE ahora Pandeportes, co...

Si bien es cierto que el Sr. Hermes Ortega está entre los servidores públicos con más años de servicios en el INDE ahora Pandeportes, confieso que para mí fue una sorpresa que logró mantenerse a flote en una nueva administración con distintivo y etiqueta de “El Verdadero Cambio”. Pues, si la nueva administración hubiese investigado con detenimiento los antecedentes del Sr. Ortega, con mucha facilidad se hubiesen dado cuenta de que no tenía el “mejor olor”. ¿Y por qué? Informo, el nombre de Hermes en distintas administraciones que incluye la nefasta de Ramón Cardoze, ha estado vinculado a actos, en especial relacionados con elecciones, no muy claras, y siempre favorable al director general de turno.

Siempre recordaré las dos elecciones de la Fepafut, donde Marco Ameglo derrotó a Ariel A. Alvarado, y que fueron anuladas. Ortega era el representante del INDE. En mi escrito: “Asi llegó Vanegas a presidir el judo”, en parte del contenido dije: “Vanegas logró que el “Baby” D’Anello utilizando al siempre incondicional Hermes Ortega al DG de turno, mediante la Res. 167-2001-DG, de 14 de Nov 2001, para investigar a César Chú, Pres. de la FedeJudo que reconocía el INDE, permitiendo que personas en una reunión en Veraguas firmaran como presidentes de ligas provinciales”. En otra palabras, Hermes es parte del “combo viejo” del INDE de negar el uso de coliseos a los dirigentes que no gozan de la simpatía del director de turno. En buen español, baila al son del tango que le tocan. Su familiaridad con Mike Vanegas, y olvidándose de que el gobierno de turno profesa CAMBIO, como Jefe de Desarrollo Deportivo de la Dirección Técnica de Deportes, embarcó a su jefe, el novel Alexi Batista sin tiquete, con su consejo de que firmara la Nota 131-2009-DTDR, del 16 de octubre 2009, en respuesta a la solicitud del uso de un coliseo estatal, por el Lic. Ramón Alvarado, Presidente de la FedeJudo que reconoce el COP y la FI.

Parte de la respuesta dice: “Para los efectos de su solicitud con fecha 5 de Oct. 2009, y recibida en nuestros despachos el 9 de Oct. del presente, lamento informarle que no podemos facilitarle el uso de las instalaciones a nuestro cargo, y que las disposiciones establecidas en dicha legislación deportiva no nos lo permite, ya que su organización no está reconocida por nuestra institución”. Citó erróneamente el Capítulo V del Decreto Ejecutivo 599. En la parte final de la respuesta al Sr. Alvarado dijo: “Como es de su conocimiento, la FedeJudo que preside el Lic. Miguel Vanegas, es actualmente el organismo reconocida por el Instituto Panameño de Deportes”. Debo señalar que era obligatorio entender lo delicado de esta situación, en que ya no es válido negar el uso de coliseos deportivos a atletas por diferencias de la dirigencia, era impresindible CONSULTAR, con el asesor general Prof. Luis “Pipo” Celis, o al mismo DG. Omar Moreno. El DT de Deportes Batista asumió una postura unilateral, sin el conocimiento de las personas mencionadas. Esto fue el resultado de una investigación más profunda de este servidor, dejando claro que tengo copia de la Nota N° 131-2009 DTDR, firmada por el Lic. Alexis Batista.

Es importante, y para evitar errores de esa magnitud que desde luego alcanza tanto al asesor general como al DG, debe haber una mejor coordinación en PanDeportes, y que cesen los “disparos unilaterales” que afectan la imagen de la Institución. Otra falla fue el apuro de Asesoría Legal, y sin el conocimiento del Asesor o DG Moreno, contestar una nota del Sr. Miguel Vanegas, que por sus antecedentes, todos sabemos que utiliza cualquiera táctica o “arma” disponible, para vender y divulgar sus media verdades. Así pudo gritar en su acostumbrado tono en el programa radial de su”amigazo”, sus ya cansonas amenazas de ir a los tribunales. Termino diciendo que reitero mis mejores deseos de éxito al Sr. Omar Moreno, pero siempre estaré señalando sus aciertos y fallas. Tomen nota.