La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Más Deportes

El fuego del Caribe arranca su recorrido

Desde las Pirámides de Teotihuacán en México, la llama que iluminará la justa regional inició su camino hacia la ciudad de Barranquilla, Colombia

El fuego nuevo que encenderá el pebetero de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de este verano en Barranquilla, Colombia, tomó vida en las Pirámides de Teotihuacán, una de las principales ciudades de Mesoamérica antes de la conquista.

Estudiantes de Artes del Estado de México escenificaron durante unos 40 minutos danzas heredadas de la civilización azteca y encendieron la flama en una ceremonia llena de colores.

El sacerdote principal entregó el fuego a las autoridades mexicanas que se la pasaron al presidente del Comité Olímpico de Colombia Baltazar Medina, quien la entregó a Daniel Noguera, director del Comité Organizador de los Juegos.

Después de tenerla unos segundos en sus manos, Noguera le confió la llama a David Rodríguez Malagón, primer corredor de un relevo que llevará el símbolo a la capital mexicana de donde partió este viernes a Colombia para encender el pebetero en la inauguración de los Juegos el próximo 19 de julio.

‘Esperamos ser anfitriones perfectos para los atletas y sus delegaciones en estos juegos',

EDGAR RENTERÍA

EX PELOTERO DE LAS GRANDES LIGAS

‘Va a ser una inauguración hermosa, en unas horas divulgaremos los detalles', dijo a Noguera, quien reveló la idea de los dueños de los juegos regionales de realizar una competencia con armonía que pueda ser calificada como la mejor en la historia de la justa de Centroamérica y el Caribe, iniciada en 1926.

A un costado de la Pirámide de la Luna, en el norte de la ciudad de Teotihuacán, las autoridades de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe) celebraron la actitud de Colombia que se ha tomado en serio su papel de sede de los Juegos.

‘Tienen todo para ser los mejores de la historia', afirmó el presidente de Odecabe, Steve Stoute, luego de un acto de homenaje a la memoria del puertorriqueño Héctor Cardona, quien lo antecedió en el cargo y falleció hace ya un año.

De manera simbólica, la ceremonia dio inicio al ciclo olímpico para los deportistas de Centroamérica y el Caribe, que después de Barranquilla 2018 competirán en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y en los Olímpicos de Tokio 2020.

Según el programa del Comité Organizador de los Juegos, el fuego nuevo viajará a San Andrés y de ahí pasará por Bogotá, Cali, Medellín y Cartagena, de donde irá en barco hasta el departamento del Atlántico, cuya ciudad capital, Barranquilla, encenderá el pebetero de las justas.

Los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018 contarán este año con récord de países y territorios participantes, con un total de 37, pues por primera vez participarán en ellos países como Guadalupe, Martinica, Guayana Francesa, Turcos y Caicos, San Martín y Curazao.

Esta edición es la segunda que Barranquilla acoge de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, luego de que los organizara en el año de 1946.

Otras ciudades colombianas que han albergado estas justas regionales son Medellín, en 1978, y Cartagena, en el 2006.