07 de Dic de 2021

Más Deportes

Críticas deportivas a Trump

Trivio escarlata

Críticas deportivas a Trump
Donald Trump, presidente de EE.UU

Es de conocimiento común, y por naturaleza ideológica, que varios atletas estadounidenses difieren con algunos conceptos del presidente Donald Trump, que simplemente no logran coincidir en determinadas obras que se ejecutan en el país norteamericano y que debido a ello realizan acciones que plasman su desagrado.

Bien sabido es que uno de ellos ha sido Colin Kaepernick, quien recordaremos que hace unos años inició una serie de protestas al comienzo de los partidos de fútbol americano en la NFL, hincándose como refutación al racismo y hacia otros problemas sociales que permeaban en la delicada agenda de dicha nación.

Bueno pues ahora ha vuelto a aparecer en el mismo tenor de ideas ya comentado, todo ello a causa del futuro lanzamiento de unos tenis conmemorativos de la marca Nike, producto que se iba a poner a la venta con motivo del Día de la Independencia estadounidense que se festeja el 4 de julio.

‘Los deportistas que han alzado la voz para mostrar su descontento hacia la administración actual de los Estados Unidos'

Y digo que se iban a vender pues el diseño del calzado deportivo incluía una antigua bandera nacional que, según Kaepernick, está muy ligada con la esclavitud de aquella época, por lo que la marca deportiva ha optado por detener la venta de tales artículos. Y no es de extrañarse la apresurada decisión pues no podemos olvidar que Colin ha sido emblema de la compañía, vínculo que claramente sigue vigente y con estrechas ideas compartidas.

Lo más extraño de todo es que una empresa de tal magnitud no haya puesto atención en el detalle que identificó el ex-jugador de los 49ers. No es común que las corporaciones fabriquen un producto sin antes haber visto todos los elementos que se incorporarán en él. Incluso se habla de que Nike tuvo que pedir a algunos minoristas que devolvieran la mercancía que ya se les había entregado para distribuir. Sin duda es un grave error, pero un gran golpe discursivo hacia el gobierno de Trump.

¿Pero por qué lo digo? Dejen que les explique otro ejemplo. Ligado a esto y, como ya habíamos dicho, son distintos los deportistas que han alzado la voz para mostrar su descontento hacia la administración actual de los E.E.U.U., y alguien que también ha expuesto su molestia recientemente es Megan Rapinoe, actual capitana de la selección femenil de futbol, jugadora que hasta hace unos días solidificó su postura diciendo ‘No voy a ir a la Casa Blanca'.

Tiene toda la relevancia que se pueda percibir pues el equipo de soccer quedó instalado en las semifinales del torneo, con la mayoría de las apuestas a su favor para obtener el título del campeonato. Es por eso que cualquier crítica que se haga desde ese prado tendrá un gran impacto en las aspiraciones políticas del que buscará su segundo mandato presidencial.

Lo mejor de la presente situación es que el deporte sirve de contrapeso en las luchas sociales, y que hay figuras en distintas disciplinas (Curry, Nadal y Altuve) que asumen esa responsabilidad para velar por las minorías, aquellas que no tienen la posibilidad de subir el brazo para defenderse y que necesitan ser apoyadas.

Mientras haya gente como ellos que reclama lo justo y que compromete sus ideas de manera sensata, podemos seguir en la pugna por el equilibrio social que tanta falta hace en el mundo, una balanza que pareciera estar desestabilizada y con ausencia de contraste.