Panamá,25º

11 de Dec de 2019

Más Deportes

Unos Juegos Panamericanos con sabor a revancha

Varios de nuestros atletas regresan una vez más al alto nivel competitivo del continente americano, con la firme convicción de lograr una actuación superior a la que tuvieron en el pasado

El de Los Juegos Panamericanos de Lima será para algunos atletas élite istmeños no solo un compromiso conocido sino que les permitirá, una vez más, probar su calidad competitiva.

La esgrimista Eileen Grench, la taekwondista Carolena Cartens y el nadador Edgar Crespo estarán una vez más en unos Panamericanos y, si bien la primera cobró una medalla de bronce en el 2011, la cita de Lima tendrá para todos un sabor a revancha.

La situación quizás no sea similar para el velocista Alonso Edward, quien hace cuatro años cobró un tercer lugar, aunque quedó la impresión de que pudo obtener más.

Los XVIII Juegos se realizarán del 26 de julio al 11 de agosto próximo, y la delegación panameña será las más numerosa en su historia, con 84 personas.

No obstante, las posibilidades de marcar se reducen tal vez a los deportistas mencionados arriba, además de la judoca Miryam Roper y el equipo de fútbol masculino.

Al más alto nivel

Los Juegos Panamericanos son la cita deportiva de mayor envergadura en el continente y, como tal, la posibilidad de lograr medallas es muy reducida y no solo para Panamá, sino también para las dos terceras partes de los países que participan.

En los diecisiete años de historia panamericana, nuestro país apenas ha alcanzado 48 medallas, tres de ellas de oro, con los pesistas Carlos Chávez (México, 1955) e Idelfonso Lee (Cali, 1971) y el saltador Irving Saladino (Río, 2007).

Existen muchos factores por los que las representaciones de mayores éxitos se reducen a México, Estados Unidos, Cuba, Canadá, Cuba y Argentina, entre los mejores, y todo tiene que ver con estructuras, tanto organizativas como físicas, y con el aspecto económico.

Salvo contadísimas excepciones, los éxitos locales de los últimos años se han fraguado en el extranjero, ello sin contar con atletas que han adoptado este país como suyo por sus orígenes, como es el caso de Grench, Cartens y Roper y, en el pasado, del vallista Bayano Kamani.

Los triunfos obtenidos por la boxeadora Atheyna Bylon, primera campeona mundial aficionada en la historia, la judoca Kristine Jiménez y el luchador Alvis Almendra, todos entrenando en Panamá, son la excepción a la regla.

Siempre un desquite

Grench y Cartens participarán por tercera ocasión consecutiva en una cita panamericana, en tanto que Crespo lo hará por cuarta vez, buscando el ansiado podio que, por lo menos, a los dos últimos les ha sido algo esquivo.

Grench, medallista de bronce en Guadalajara, fue eliminada en cuartos de final en la siguiente competencia panamericana, por la que ha sido su némesis en los últimos diez años, la venezolana Alejandra Benítez.

Pero esta pequeña guerrera se ha preparado consciente de lo duro que será la cita limeña, como ella misma lo confirma.

‘La competencia siempre ha sido durísima, y por eso me he preparado con un duro régimen de entrenamiento', nos dijo.

‘Nos hemos preparado de la mejor manera posible, y esa preparación siempre ha sido con una medalla en mente. ¡Vamos con todo!', expresó.

Al hablar sobre su preparación precisó que ‘ha sido técnica y táctica, y de muchos asaltos de alto nivel en Nueva York'.

Cartens, por su parte, no ha estado tan cerca. En Guadalajara llegó a los cuartos de final, pero cuatro años después fue eliminada en la primera fase.

En esta oportunidad, las cosas no le serán menos difíciles, ya que se recupera de una lesión que la mantuvo fuera de actividad por mucho tiempo, salvo el simulacro de combate que tuvo en junio pasado en Panamá para escoger a la representante de este deporte.

Aún así, Carolena ha demostrado ser fuerte y capaz y no serán estas dificultades del pasado, las que detendrán ese ímpetu y pasión juvenil que la caracterizan.

‘No quería perderme los Juegos Panamericanos, es un sueño poder ganar una medalla para mi país, y dije que haría todo lo posible para estar bien', dijo una vez concluyó el combate eliminatorio.

Otro que no las verá fácil es el nadador Edgar Crespo, el mayor ejemplo de constancia y perseverancia que ha tenido Panamá en los últimos años.

Ha ganado medallas de oro, plata y bronce en los últimos cuatro Juegos Centroamericanos y del Caribe, desde Cartagena 2006.

Asimismo, se ha metido en la final de la prueba de los 100 metros pecho, en los Panamericanos de Guadalajara (2011) y Toronto (2015).

Definitivamente que las cosas serán duras en Lima, principalmente.

Sin embargo, el tritón más completo que ha tenido nuestro país en su historia no ha culminado su carrera deportiva y, quizás, tenga algo interesante que escribir en esos juegos.

Un trío ansioso

Los más novatos en esta breve lista son el velocista Alonso Edward, quien ya ganó una de bronce en Toronto, así como Bylon y Roper.

Efectivamente, Edward cobró una de bronce en los 200 metros lisos de la pasada edición panamericana, con un tiempo de 19,90 segundos, el mismo cronometraje que el ganador de la de plata.

Edward no ha tenido los mejores resultados en sus intervenciones en la Liga de Diamante, pero se espera que esté al 100% para Lima.

En cuanto a Bylon, después de su título mundial en 2014 no ha tenido una victoria significativa, por lo que hay una gran expectativa por su actuación, máxime después de lograr la de oro en las eliminatorias panamericanas de Nicaragua.

Finalmente, aparece Roper, quien inició con el pie derecho su primer ciclo olímpico representando a Panamá, al ganar la de oro en los Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla.

Roper cuenta con una vasta experiencia internacional, incluyendo las que tuvo con su natal Alemania, lo que indudablemente le favorecerá en Lima.