La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Más Deportes

El deporte empodera al atleta indígena

La Asociación de Deportes y Juegos Ancestrales de Panamá trabaja en un proyecto que busca darle mayor visibilidad al atleta indígena en el deporte istmeño, brindándole así mayores oportunidades de crecimiento

El deporte empodera al atleta indígenaNicolás Espinosa

Panamá ha tenido centenares de atletas a lo largo de su historia que han escrito muy bellas crónicas y coronado exitosamente sus esfuerzos.

No obstante, muy pocas de estas historias fueron escritas por atletas de las etnias originarias del Istmo, debido a muchos factores, siendo el principal de ellos, el cultural.

En el pasado se recuerda las actuaciones del pesista Narciso Orán y de los púgiles Baby San Blas y León Salazar, y hoy, se escucha hablar de la joven patinadora Ailín Solís, todos de la etnia guna.

La Asociación de Deportes y Juegos Ancestrales de Panamá espera cambiar esta situación en los próximos años, trabajando en un proyecto que busca empoderar al atleta indígena en el deporte istmeño.

  • El deporte empodera al atleta indígena
    El deporte empodera al atleta indígenaNicolás Espinosa
  • El deporte empodera al atleta indígena
    El deporte empodera al atleta indígenaNicolás Espinosa
  • El deporte empodera al atleta indígena
    El deporte empodera al atleta indígenaNicolás Espinosa
  • El deporte empodera al atleta indígena
    El deporte empodera al atleta indígenaNicolás Espinosa

Reivindicando espacios

El proyecto es por los próximos cuatro años y cuenta con dos ejes principales, el de los Juegos Mundiales de los Pueblos Indígenas, que reúne a una veintena de países cada dos años, y en el que se compite en diez deportes.

El otro eje tiene que ver con el deporte convencional, donde se espera dotar de canchas e instalaciones deportivas a los siete pueblos indígenas.

“Los pueblos indígenas desde siempre hemos sido marginados y utilizados, por lo que ha llegado el momento de que reivindiquemos nuestros espacios”, dijo César Cires, presidente de la asociación.

Reconoció, no obstante, que en lo referente al aspecto deportivo, mucha de la responsabilidad es de ellos, porque “nos falta disciplina”.

“Nosotros tenemos el material humano, tenemos talento, sin embargo, nos falta disciplina, (y) hay que ser disciplinado para ser un buen atleta”, acotó

Ahora bien, tanto el tema de los juegos indígenas como el de los deportes convencionales va casado con el de la promoción cultural. Es decir, difundir la cultura indígena para que se conozca su importancia.

“Mucha gente solo nos conoce por nombres, pero desconoce aspectos de la cultura de los siete pueblos, de la riqueza que poseemos. Queremos demostrar que nuestra riqueza cultural no es solo por ser indígena, sino que hay mucho más”, expresó Cires, de la etnia ngöbe.

Los siete pueblos de los que habla son: guna yala, ngöbe, buglé, emberá, wounaan, bri bri y naso.

Juegos Mundiales Indígenas

La creación de la agrupación y su interés por promover y desarrollar la actividad deportiva surgió después de la participación en la primera edición de los Juegos Mundiales de los Pueblos Indígenas, en Brasil, en 2015.

La invitación llegó por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores y de allí al Congreso General Guna, que decidió transmitirla a los otros pueblos indígenas.

“Sabíamos en qué disciplinas íbamos a participar, mas no el concepto de los mismos, por lo que fuimos a aprender sobre sus principales objetivos”, precisó Cires.

Dijo que en esos primeros juegos se fue a participar, pero en los siguientes en Canadá (2017) hubo una mejor organización, aspecto que se vio reflejado en las 17 medallas obtenidas.

En esa línea, explicó que lo primero fue organizar la actividad interna en cada pueblo, de donde salieron los atletas para la competición nacional, y luego trabajar el aspecto nacional, donde los ganadores representaron a Panamá.

Para los próximos juegos se volverán a realizar las eliminatorias en cada pueblo, pero se agregará un ingrediente adicional, el aspecto turístico.

Los directivos de la Asociación, un miembro por cada pueblo, han sostenido reuniones con representantes de varias entidades gubernamentales, y esperan que se concrete una con el presidente Laurentino Cortizo.

En éstas se conversó de la posibilidad de organizar unos juegos nacionales indígenas dirigidos al sector turístico, con la intención de mostrar algo de su cultura (costumbres, gastronomía y artesanía).

“Les propusimos los juegos para septiembre del próximo año en la comarca Ngöbe, pero con un preámbulo recreativo, en el que los turistas podrían participar y conocer nuestras costumbres”, señaló el dirigente.

Los deportes en que se participan son: atletismo (50 y 100 metros y 10 kilómetros), natación en aguas abiertas (río, lago o mar), arco y flecha, lanza, canotaje, rajar leña, cargar troncos, fuerza con soga, buceo y triatlón (tres de los deportes anteriores).

En los juegos mundiales, por celebrarse el próximo año en Brasil (país fundador), también se añade el fútbol.

Deportes convencionales

“Cuando nosotros nos organizamos, no solamente lo hicimos pensando en los juegos ancestrales, sino para buscar otros espacios y lo convertimos en una agrupación, que también promoviera deportes convencionales”, señaló Cires.

“La idea es que un día nuestros atletas puedan pertenecer a las selecciones nacionales, en voleibol y baloncesto, por ejemplo, y al Gobierno, a través de Pandeportes y otras entidades, les ha interesado el tema”, agregó.

La asociación tiene prevista una asamblea con representantes de los siete pueblos en octubre próximo, y allí volverán a recalcar los objetivos por los cuales se creó el grupo.

Actualmente, la organización tiene censados a 3,768 deportistas y se espera que la cifra se incremente, una vez se hayan derribado algunas barreras de dudas y escepticismo.

En ese sentido, Cires destacó que en un principio hubo algo de resistencia, porque algunos pueblos son recelosos de mostrar sus costumbres, pero con el tiempo la mentalidad ha ido cambiando.