Temas Especiales

26 de May de 2020

Economía

Próximo gobiernocon tarea pendiente

PANAMÁ. El tema vial constituye una de las grandes preocupaciones de los panameños.

PANAMÁ. El tema vial constituye una de las grandes preocupaciones de los panameños.

Los tranques afectan a todos los sectores del país y aunque se ha tratado de buscar alternativas, el problema continúa sin resolverse.

Mariano Ferrer, director nacional de inspección del Ministerio de Obras Públicas (MOP) dice que “nos hubiese gustado licitar todos los puentes vehiculares, pero para no trancar la cuidad decidimos hacerlo por etapa”.

La construcción de los siete puentes restantes será incluida en el presupuesto del próximo año, pero dependerá de la siguiente administración su construcción.

En orden de prioridades la segunda etapa de este proyecto debiera comprender la construcción de los pasos elevados vehiculares de la vía La Amistad, —entrada de la Ciudad del Saber Ave. Nicanor Villalaz—; el ubicado en la Transístmica y Vía Brasil y el que estaría localizado en Vía Brasil y Vía España.

El presidente Martín Torrijos, de acuerdo con la Ley no puede comprometer más del 50% del presupuesto del próximo año, por lo que estos proyectos quedarían en agenda.

Las inversiones efectuadas por el MOP desde el 2004 superan los mil millones de dólares.

Para el ex presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (APEDE), Enrique de Obarrio en el tema vial no se está actuando con la suficiente previsión, y sostiene que no hay excusa para no desarrollar los proyectos que se necesitan para agilizar el tráfico, porque los recursos existen. De acuerdo con el dirigente empresarial, la construcción de los pasos elevados vehiculares es una prioridad, no sólo para mejorar la circulación vial, sino también para evitar accidentes, que en muchas ocasiones vienen acompañados de muertes.

Los empresarios locales, en reiteradas ocasiones han expresado su preocupación debido a que el desarrollo que actualmente registra el país, no va acompañado de inversiones en infraestructuras.

Y es que el tráfico en la ciudad de Panamá se ha convertido en un dolor de cabeza para autoridades, conductores y peatones. Las 23 intersecciones más conflictivas de la ciudad manejan un flujo vehicular entre 47 y 55 mil autos diarios.

En medio de este panorama, el gobierno sigue apostando al establecimiento del primer circuito de circunvalación, que incluye la extensión de los dos corredores y la construcción de la Cinta Costera, que en su conjunto representan una inversión total de 384 millones de dólares (aporte público y privado) y que según el MOP deberá estar concluido antes que finalice la actual administración.