Temas Especiales

23 de Sep de 2020

Economía

Tanques: manzana de la discordia

La fórmula de paridad no es el único conflicto dentro del negocio de las petroleras. El almacenaje es otro tema sensible porque de él de...

La fórmula de paridad no es el único conflicto dentro del negocio de las petroleras. El almacenaje es otro tema sensible porque de él depende el abastecimiento y la reserva de seguridad del país, que fue  ajustada recientemente por el gobierno, de 10 a 7 días, motivado por el aumento de la demanda.

En Panamá, sólo dos empresas controlan los tanques de almacenamiento del mercado doméstico. La mayoría de ellos los tiene Chevron, que incluso se da el lujo de tener algunos sin usar y oxidándose, por lo que ha recibido fuertes críticas.

Con un consumo mensual de  alrededor de 20 millones de galones de diesel y 13 millones de galones de gasolina, el almacenaje es vital en Panamá.

De los 672 mil millones de galones de capacidad total del país (compartidos entre el mercado doméstico y el mercado internacional) 264 mil 600 millones de galones están destinados al mercado interno, que está controlado por Chevron y el Parque Industrial Marítimo de Panamá, S.A. (PIMSA). Buena parte del negocio de quienes controlan el almacenamiento está en la descarga del barco a los tanques (‘pump in’) y de los tanques a los camiones cisternas (‘pump out’). Esta operación  representa para Chevron y PIMSA ingresos de más de 2 centavos, sumando el proceso del barco al cisterna.

Chevron, ha recibido fuertes  cuestionamientos porque no está utilizando el 100% de sus tanques y no quiere arrendar  los que no usa, a empresarios que han manifestado intenciones de importar combustible y etanol.

El propio Ministerio de Comercio e Industrias, en una inspección encabezada por el ex ministro Alejandro Ferrer, detectó gran cantidad de tanques sin uso. Sin embargo, no hay ninguna norma que los obligue a arrendarlos.

La terminal de Chevron, ubicada en la provincia de Colón y conocida como Bahía Las Minas, opera desde el cierre de la Refinería Panamá, en el año 2002, y tiene 69 tanques con una capacidad de almacenamiento nominal de 168 millones de galones.

“Actualmente en operación hay más de 35 tanques con una disponibilidad de 84 millones de galones, es decir, el 50% de la capacidad nominal”, asegura Rafael Jaén Williamson, gerente regional de Chevron.

Planes de expansión 

Jaén, quien estuvo acompañado del gerente de ventas, Pedro Sigui durante la entrevista con La Estrella, dijo que “el mercado panameño  permite que aquellos que quieran invertir en Panamá lo hagan y puedan poner sus propias terminales. Los tanques son de nosotros. Hemos hecho  inversiones millonarias y para nuestros planes estratégicos, ese espacio vacío tiene más valor que arrendárselo a alguien que va a estar moviendo 630 galones por día. No es que no queramos arrendar porque hay mala fe o por egoísmo, es que ya tenemos planes de expansión”.

Sin adelantar fechas, los ejecutivos de la trasnacional norteamericana contaron que en los últimos tres años se han invertido 36 millones de dólares para recuperar tanques que estaban inutilizados y así  convertir la terminal en un “hub” para redistribuir combustible en el mercado centroamericano.

El costo de un tanque de almacenaje de combustible varía de acuerdo con su uso y capacidad.

Un tanque para producto terminado, con techo flotante, oscila entre 1.5 y 2 millones de dólares. Los tanques de productos oscuros suelen ser más costosos.

Jaén aprovechó para desmentir que aún tengan el control sobre 16 tanques ubicados en ambos extremos del Canal de Panamá y dijo que se adelantan los trámites para devolverlos al Estado.

El dilema de los barcos

No sólo los tanques requieren de una gran logística. Cada 15 días o una vez al mes, dependiendo de la demanda y la temporada, atracan en Panamá barcos cargados de combustible.

Para el experto Harry Quinn en esta parte de la cadena se encuentra otro de los problemas. "A veces no hay barcos disponibles y cuando hay, no es el que necesitas".

Según datos de la industria, hay unos 70 barcos dedicados a este mercado con una capacidad estándar de 30 mil toneladas. Cuando se presenta problemas con los barcos, por el aumento de la demanda, se suma un costo adicional al proceso.

Después de este largo recorrido lo único que queda claro es que el negocio del combustible en Panamá, no es fácil de entender. Son muchos los elementos que componen la cadena y en cada uno de ellos hay un factor determinante del precio que no siempre es compatible con los demás. Es por eso que hay quienes se atreven a afirmar que el desmonte de la fórmula de paridad o su sustitución por una fórmula más sencilla podría facilitar las cosas. Sin embargo, no todos están de acuerdo con esta propuesta que, para los consumidores sólo tendría sentido si contribuyera a reducir el precio.