Temas Especiales

28 de Sep de 2020

Economía

No todos pierden

PANAMÁ. En una crisis, no todos pierden. Hay quienes sacan ventaja y aprovechan la desgracias ajenas para fortalecerse.

PANAMÁ. En una crisis, no todos pierden. Hay quienes sacan ventaja y aprovechan la desgracias ajenas para fortalecerse.

En la actual crisis financiera, que inició en 2007, ya varias entidades han logrado obtener a precio de ganga los activos de sus viejos rivales. Bancos como las nortaamericanos Wells Fargo y PJ Morgan Chase, el español Santander y el británico Barclays se han catapultado como los nuevos protagonistas.

El Banco Santander adquirió el 75% que no controlaba el banco norteamericano Sovereing, la operación se completará en el 2009, con un desembolso de mil 900 millones de dólares.

Sovereing había sido tocado por la crisis y reportaba pérdidas por mil 300 millones de dólares. La adquisición le permite al principal banco español contar con 750 nuevas sucursales en el noreste de EEUU.

El pasado mes de septiembre el banco español hizo otra movida millonaria y adquirió parte de los negocios del nacionalizado banco inglés Bradford Bringel (B&B), para la cual desembolsó mil 40 millones de dólares, que le permite incorporar a su clientela 2.7 millones de depósitos minoristas que totalizan 34 mil millones de dólares y sumar 197 nuevas sucursales en Inglaterra y 141 oficinas de distribución.

El grupo presidido por Emilio Botín, adquirirá al también británico Allience & Leincester a un costo de 2 mil 129 millones de dólares, con lo que llegará a las mil sucursales en el Reino Unido.

De acuerdo con América Economía.com, el banco español es el que más movimiento de compras ha efectuado durante la actual crisis financiera y prueba de ello es que durante este trimestre pretende adquirir tres unidades de General Electric Money por mil 346 millones de dólares.

Pero las mayores operaciones la liderizan el Bank Of America que adquirió Merrill Lynch por 44 mil 400 millones de dólares.

Bank of America, el más fuerte

La compra de la mayor empresa de corredores bursátiles del mundo, le permitió al Bank of America colocarse como el principal gigante financiero global.

Las pérdidas de Merrill Lynch en el último año superaron los 40 mil millones de dólares.

La segunda mayor operación la realizó en el Reino Unido Lloyds TSB que pagó 21,900 millones de dólares por HBOS.

Barclays de Inglaterra desembolsó 2 mil 200 millones de dólares por las acciones y la infraestructuras del gigante norteamericanos Lehman Brothers, quien se había declarado en bancarrota. El cuarto banco de inversión de EEUU tenía 158 años de estar en el mercado, había superado las guerras, pero sucumbió ante la crisis de las hipotecas “subprime”.

De esta misma forma, PJ Morgan Chase adquirió a precio de saldo su rival Bear Stern, otra de la grandes víctima de la crisis, lo que le permite posesionarse en el negocio de fondos de inversión libre, donde casi no tenía presencia y en título hipotecarios.

El Wachovia, el cuarto banco norteamericano por valor de activos, se suma a la larga lista de entidades crediticia que han cambiado de manos, sólo que esta transacción está salpicada por la polémica. La FED aprobó la compra de Wachovia y sus filiales por parte del gigante Wells Fargo por 11 mil 700 millones de dólares.

Pero Citigroup presentó una demanda ante el Tribunal Supremo de Nueva York mediante la que pretende obtener de Wells Fargo unos 20 mil millones de dólares en compensaciones por daños y se multe con 40 mil millones por interferir en su acuerdo con Wachovia. The New York Times señaló antes que fracasará los intentos de Citigruop de adquirir a Wachovia, que el negocio de depósitos bancarios estaría concentrado en las manos de tres grandes gigantes del sector como Citigroup, JPMorgan y Bank of America, que controlarían más del 30% de los depósitos. El volumen total de adquisiciones durante las crisis alcanza los $173 mil 900 millones, según América Economía. Pero los analistas prevén que seguirán las movidas.