Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Economía

El negocio detrás de la muerte

PANAMÁ. El adiós a un ser querido viene acompañado de dos realidades: el dolor y la deuda. Cada vez es más difícil para los deudos que...

PANAMÁ. El adiós a un ser querido viene acompañado de dos realidades: el dolor y la deuda. Cada vez es más difícil para los deudos quedar en paz después de pagar los costos funerarios, cuyo valor va en aumento.

Carlos*, como muchos panameños, después de enterrar a su padre —quien falleció después de una larga enfermedad— tuvo que enfrentar no sólo la angustia por la pérdida de un ser querido, sino también la que produce pensar con qué pagar la deuda que adquirió para darle sepultura a su padre “como Dios manda”.

Carlos, que es muy previsivo y le molesta dejar todo para última hora, había empezado con anticipación, un plan de abonos en un cementerio privado para adquirir un lote familiar por 5 mil dólares.

El fondo depositado, sin embargo, en el momento de la muerte de su padre cubría menos del 30% del valor del terreno, que costaba cinco mil dólares.

Por ello, para poder usarlo, la familia tuvo que desembolsar 900 dólares, más 756 dólares en servicios funerarios y 10 dólares de impuestos al municipio, para un gran total de mil 666 dólares, sin incluir los trámites legales.

La lápida que escogió la familia costó 300 dólares y el autobús que alquilaron los deudos, como es costumbre en Panamá, significó 100 dólares más.

UN “SALVADOR” COSTOSO

Carlos, quería sepultar a su papá, como el gran hombre que fue, y por eso no escatimó en estos gastos. Sin embargo, como no tenía el dinero que necesitaba, tuvo que buscar quién se lo prestara. Lo más conveniente era, sin duda alguna, un banco. No obstante, por la demora en aprobar el préstamo, Carlos tuvo que descartarlo. Posteriormente, acudió a su tarjeta de crédito, como última medida, con la condición de afrontar una tasa de interés de 20% mensual.

Actualmente, Carlos tiene que pagar mensualmente 130 dólares. De ellos, 90 dólares corresponden al préstamo que cancelará a finales de 2009 y 40 dólares al pago del lote que terminará, si no se atrasa, en el año 2013. Para entonces habrá pagado más de 10 mil dólares. *Nombre ficticio. +3C