07 de Dic de 2022

Economía

La deflación: el peor temor de los economistas

ESPAÑA. La inflación ha sido la obsesión de los siempre aburridos banqueros centrales desde la II Guerra Mundial. El presidente de la ...

ESPAÑA. La inflación ha sido la obsesión de los siempre aburridos banqueros centrales desde la II Guerra Mundial. El presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, tiene otra: la deflación, palabra imposible que traducida al román paladino es una caída continuada de los precios. Y, traducida al imaginario de Bernanke, el mismísimo diablo. “Deflación: Eso no va a pasar aquí”, tituló Bernanke un influyente discurso en 2002, siendo ya miembro de la Fed. En esa conferencia, ante el prestigioso Club Nacional de Economistas en Washington, no se descartaban medidas extremas como imprimir dinero si fuera necesario para evitar una espiral de caída de precios.

Dicho y hecho. El martes se puso manos a la obra ante el panorama cada vez más sombrío que se cierne sobre Estados Unidos.

La deflación es un fenómeno económico muy peligroso: los precios empiezan a caer porque los consumidores no compran, no gastan aunque sus salarios se mantengan. Cuando se inicia ese círculo vicioso se eliminan de un plumazo los márgenes de las empresas, que dejan de invertir, empiezan a producir menos y, a la larga, enviarán a la gente al paro. Destruye así todas las expectativas de crecimiento. Esa espiral es muy difícil de detener, y puede acabar en una recesión profunda, o a lo peor en una depresión. Hay un ejemplo cercano: el Japón de finales de los años noventa.

Y otro menos fresco, pero más doloroso para los norteamericanos: la Gran Depresión de los años treinta.

Milton Friedman, uno de sus maestros, acuñó la frase “tirar dinero desde un helicóptero” como expeditivo método de evitar la deflación. ©ELPAIS.SL.