Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Economía

Panamá recibió dos llamados de la CE

PANAMÁ. Mientras que en Panamá se debate sobre quién tuvo la culpa de no tramitar a tiempo la renovación del Sistema Generalizado de Pr...

PANAMÁ. Mientras que en Panamá se debate sobre quién tuvo la culpa de no tramitar a tiempo la renovación del Sistema Generalizado de Preferencias Arancelarias (GSP-PLUS por sus siglas en inglés), Peter Power, portavoz de la comisaria de Comercio de la CE, Catherine Ashton, desmiente al gobierno.

Power en entrevista exclusiva con La Estrella dice que el 8 de agosto de 2008 se envió el primer llamado al embajador de Panamá en Bruselas, Pablo Garrido Araúz. Además, la CE se puso en contacto con autoridades panameñas también el pasado mes de septiembre.

“El gobierno de Panamá sabía perfectamente bien que tenía que hacer la solicitud para poder beneficiarse del GSP-PLUS”, apunta Power.

La CE tiene en cuenta que Panamá está pasando por una situación difícil y reconoce los esfuerzos que ha hecho en el pasado para cumplir con las condiciones del GSP-PLUS, pero aclara el diplomático que “la Comisión tiene que cumplir con los requisitos que estipula el Reglamento 732/2008, que establece las condiciones bajo las cuales se puede beneficiar un país del programa”.

La fecha límite del 31 de octubre de 2008 para enviar las solicitudes para el programa GSP-PLUS es un requerimiento establecido en el reglamento. La CE negó que Panamá haya enviado alguna carta en noviembre de 2008, contrario a esto apuntan “que el Gobierno de Panamá envió la carta de solicitud para renovar el GSP el 17 de noviembre de 2008, 17 días más tarde de la fecha límite”.

GOBIERNO SE PRONUNCIA

Samuel Lewis Navarro, ministro de Relaciones Exteriores acepta que Panamá no cumplió uno de los requisitos de la CE, pero considera que “la medida no afectará la competitividad del país”.

El canciller especificó que de los 200 productos que el país exporta a la UE, 40 seguirán con el mismo arancel.

Lewis Navarro confía que la situación será resuelta y dijo que lo único que le preocupa es que las entidades bancarias aumenten el número de restricciones a los exportadores, producto de la sanción de la CE.

Para deslindar responsabilidades se siguen con las investigaciones para determinar quién o quiénes fallaron.