Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Economía

Crisis tocará a Panamá

PANAMÁ. Panamá será golpeada por la crisis financiera, al igual que los países de la región. Por lo menos esa es la tesis del economis...

PANAMÁ. Panamá será golpeada por la crisis financiera, al igual que los países de la región. Por lo menos esa es la tesis del economista y socio de INDESA, Marcos Fernández, quien —a diferencia del optimismo que reinó en el Foro Económico Internacional de América Latina y el Caribe— considera que Panamá no está “tan bien posicionada como quisiéramos para el año 2009”.

Las principales causas de esta desventaja, según Fernández, radican en el déficit y el sobreendeudamiento del país (11.5%), que constituyen un signo de alerta. En opinión del economista, es un hecho que “vamos a crecer menos”. Pero además, para continuar creciendo será necesario hacer un gran esfuerzo por atraer inversión extranjera directa. “Para 2009 necesitaremos atraer alrededor de 2,200 millones y unos 2,400 para 2010”, asegura. La razón: el crédito se va a desacelerar y los ingresos por intercambio comercial van a disminuir por menor demanda y por las restricciones que los países ricos impondrán al comercio.

“En 2009 y 2010 vamos a ver una fuerza importante en contra de la globalización comercial”, asegura. “Se van a cerrar el comercio y las economías de EEUU y Europa y por eso necesitamos atraer recursos propios”.

Sin embargo, no todo es negativo. En el panorama hay grandes inversiones como la ampliación del Canal de Panamá, el sector portuario y la apertura de la telefonía, que ayudarán a nivelar la balanza.

FINANCIAMIENTO LIMITADO

Lo que podría considerarse como un elemento negativo, también podría ser positivo. Las entidades bancarias locales enfrentan limitaciones en el acceso al crédito internacional, lo cual las obliga a ser más conservadoras. El consultor financiero David Saied afirma que esto obligará a ajustar las tasas a favor de los clientes con mejor posibilidad de pago.

Para el consultor, el nivel de endeudamiento no debe ser superior al crecimiento económico y cuestiona que el aumento del crédito impulse la economía de los países.

En el caso de Panamá, Saied alerta también sobre el alto nivel de endeudamiento y la excesiva flexibilización de los requisitos para obtener créditos, aunque no tiene dudas sobre la solidez del centro bancario panameño.

“Los bancos deben aprender a decir no a los malos clientes y prestar solo a los buenos”, aconseja.

Las opiniones de los expertos se dieron en el marco del foro “La crisis financiera, génesis y consecuencias”, organizado por la Fundación Libertad.

En el evento, economistas y banqueros coincidieron que todavía no se puede medir exactamente cuáles serán las repercusiones a largo plazo de la crisis financiera global en la economía del país.

Tampoco está claro cuánto tardará el mundo en retornar a la normalidad. Algunos pronostican que tomará por lo menos dos años. En lo que sí coinciden todos es en que, de todos modos, la crisis llegará a Panamá.