Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Economía

Se acerca la tormenta

PANAMÁ. América Latina ya está sintiendo los embates de la crisis financiera global. Las primeras víctimas: los bancos.

PANAMÁ. América Latina ya está sintiendo los embates de la crisis financiera global. Las primeras víctimas: los bancos.

En una entrevista exclusiva con La Estrella , el jefe de División Asía-Pacífico y Hemisferio Occidental departamento de mercados monetarios y de capital del Fondo Monetario Internacional (FMI), Carlos Medeiros, confirmó que las carteras de los bancos latinoamericanos “han empezado a empeorar”.

“La rentabilidad de la banca ha disminuido mientras que las carteras vencidas van en aumento”, dijo Medeiros.

Aunque el deterioro “no ha sido extraordinario”, los créditos hipotecarios y de consumo personal están “deteriorándose”, advirtió. Este último, inflado por las tarjetas de crédito, tendrá un efecto negativo sobre el comercio. Medeiros indicó que las tarjetas de crédito se han convertido en una herramienta importante para las transacciones comunes del consumidor latinoamericano.

En el otro lado de la balanza, los pasivos también se han desmejorado, principalmente por la disminución de los depósitos y las remesas.

LA MISMA CRISIS DIFERENTE ORIGEN

No obstante, dijo, que el origen de esta desaceleración económica en la región es diferente al caos financiero de los países del primer mundo.

América Latina viene de un crecimiento económico importante que impulsó el crédito masivo, pero al ir disminuyendo las actividades económicas afectó la capacidad de pago de los consumidores, reconoce el experto.

Pero en las economías desarrolladas la crisis es producto de instrumentos complicados en el mercado financiero.

Ante la incertidumbre mundial los bancos latinoamericanos han adoptado una política cuidadosa. Entre ellas, han incluido el manejo prudente de la liquidez, el fortalecimiento del análisis de las condiciones para extender crédito, y acciones proactivas en el “provisionamiento” de la creciente cartera vencida de préstamos. También han tenido que absorber las pérdidas en estos créditos.

MEDIDAS Y RECOMENDACIONES

El representante del FMI reconoce que los gobiernos han tomado medidas importantes para recapitalizar sus bancos, pero considera que se debe profundizar las acciones.

“Las regulaciones siempre se pueden mejorar, hasta en los mejores sistemas”, dijo el experto.

América Latina no escapará a la regulación, pese a que la crisis no se haya originado en la región. Medeiros admite que en la región existe un rigoroso marco regulatorio bancario, pero dijo que se debe expandir la supervisión financiera a instituciones que representan riesgos sistémicos.

Como la crisis financiera ha traspasado frontera, la cooperación internacional debe estar enfocada al establecimiento de un marco común en materia de políticas financieras, dijo.

“El papel que jugaron las calificadoras de riesgo en la crisis no pasó inadvertida y su regulación apunta a ser más estricta”, adelantó.

La labor de estas entidades se vio comprometida por los incentivos para generar comisiones y por la metodologías inadecuadas.

Otro culpable fue la relajación de las normas de suscripción sobre todo de las hipotecas de alto riesgo, o subprime, en EEUU, y la creación de entidades fuera del balance con el fin de crecimiento rápido y más comisiones.

Según una publicación de la agencia de noticias de EFE, el FMI urgió a las entidades extranjeras que tienen filiales en América Latina que detengan la repatriación de capitales, una medida que, a su juicio, es “clave” para mantener el crédito en la región.