Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Economía

Navegan por nuevas rutas

PANAMÁ. El frenazo de la economía global justo cuando las navieras estaban aumentando su capacidad, provocó que la velocidad de la acti...

PANAMÁ. El frenazo de la economía global justo cuando las navieras estaban aumentando su capacidad, provocó que la velocidad de la actividad marítima mundial se desacelerara ante la caída del comercio.

Por ello, la empresa Maersk, considerada la principal naviera del mundo, ha reducido drásticamente sus costos en una lucha por sobrevivir a la crisis financiera global, según The Wall Street Journal.

Aunque Maersk no está en riesgo de quiebra, su volumen de contenedores en marzo bajó un 12.8%. Esto ha provocado ajustes en sus planes: reducir la velocidad como parte de una estrategia para ahorrar combustible, además de navegar de Europa a China vía el Cabo de Buena Esperanza para evitar las tarifas en el Canal de Suez.

Estos ajustes no pasarán desapercibidos en la industria marítima local. Así lo considera Franklin Castrellón, experto en marina mercante.

“Desde luego que las estrategias de las navieras para reducir sus costos tendrán un impacto en los puertos panameños y en el Canal, porque el volumen de contenedores de los cargueros ha disminuido considerablemente”, añadió Castrellón.

Nada más lejos de la realidad, si tomamos en cuenta que la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) prevé una caída igual o superior a 5% en el tonelaje de carga que transita por la vía acuática debido a la crisis financiera global, mientras que entre enero y marzo de 2009, el movimiento de carga por el Canal se redujo un 3.3%.

De ahí que los ajustes que están haciendo las navieras afectan los ingresos del sector marítimo local.

Ejemplo de ello, es la empresa francesa CMA-CGM, la tercera naviera más grande del mundo por sus ventas, que está obligando a sus buques no sólo a navegar más despacio, sino a cancelar ciertas rutas como la del Canal de Panamá, para reducir sus costos.

De modo que algunas navieras como CMA-CGM ahora están navegando de Estados Unidos a China vía Cabo de Hornos para evitar los peajes del Canal de Panamá, que a partir del primero de mayo subirán sus costos exceptuando a los buques de carga refrigerada.

Castrellón dice que si bien es cierto que estos ajustes no favorecen los ingresos de los puertos locales y del Canal, “no significará una estocada”, porque la ruta de la vía interoceánica panameña “sigue siendo competitiva”.