26 de Feb de 2020

Economía

Crisis favorece registro panameño

PANAMÁ. En medio de la crisis financiera global, las empresas navieras prefieren el registro panameño porque su tramitación es más “ági...

PANAMÁ. En medio de la crisis financiera global, las empresas navieras prefieren el registro panameño porque su tramitación es más “ágil”.

El director de Marina Mercante de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), Alfonso Castillero, asegura que una de las ventajas de Panamá, es que un abanderamiento se puede hacer en pocas horas. En otras palabras, la crisis le está dando al sector marítimo local, la oportunidad de mantener y hasta aumentar el número de registros.

De acuerdo con Castillero, los ingresos directos anuales por abanderamiento generan alrededor de 70 millones de dólares, mientras que los ingresos indirectos aportan 150 millones de dólares.

El país tiene 8 mil 400 naves registradas con bandera panameña. Con esa cifra encabezamos la lista con el mayor número de abanderamientos.

En 2008 el abanderamiento creció un 11% en relación al 2007 cuando el incremento fue de un 9% en relación al 2006.

“El rango de crecimiento anual en el tema de los abanderamientos se calcula entre un 9% y 12%. Este año, debido a la crisis, prevemos que nuestro crecimiento podría estar cerca de este rango”, estimó Castillero.

En el primer trimestre de este año, se han abanderado 347 naves, de las cuales 151 son barcos nuevos.

Si se compara esta cifra con el mismo período de 2008, cuando el registro fue de 352 naves, todo parece indicar que posiblemente el registro nacional continúe creciendo.

EN BUSCA DE BENEFICIOS

Enrique De Alba, abogado especialista en marina mercante de la firma Morgan & Morgan, dijo que no hay duda de que las navieras “van a preferir el registro panameño”, debido a que el país ha implementado una de las legislaciones más competitivas del mercado marítimo internacional como lo es la Ley 57 llamada “General de Marina Mercante”.

“Esto es sencillo: yo me abandero con el registro que me otorgue más beneficios. Y Panamá es uno de ellos. Hoy en día, por ejemplo, ya se están haciendo uso de los descuentos que se aplican dependiendo de las toneladas de la naves registrada y su categoría, es decir, si es un yate o un barco”, explicó De Alba.

De acuerdo con el especialista en marina mercante, la flexibilidad de la Ley 57, que no restringe la nacionalidad de la tripulación, no hay restricción de nacionalidad de propietarios, así como también ofrece seguridad jurídica a los clientes y cuenta además con una red de oficinas consulares alrededor de mundo, han colocado a Panamá como un competidor de “gran prestigio” en el mercado marítimo internacional.

Según los especialistas, es precisamente este “prestigio internacional” lo que al país le ha permitido engrosar su registro, frente a países como Liberia, que de segundo en la lista de competidores en la actividad marítima mundial, cuenta con un registro de 2 mil 300 naves, seguida de Bahamas, con mil 486 naves.

“El hecho de que Panamá sea un país con el mayor número de registro, nos da una gran ventaja sobre la competencia porque las navieras prefieren una bandera conocida, y si otorgas descuentos, como un valor agregado para el cliente, pues mucho mejor”, añade De Alba.

Los descuentos que se aplican a las naves —dependiendo del rubro— van desde un 15% hasta un 30%, mientras que el costo de un abanderamiento panameño, dependiendo del tamaño y el peso del barco, oscila entre 10 mil dólares y 100 mil dólares.

Una vez que una nave se haya registrado bajo bandera panameña, la naviera, según la legislación nacional, debe pagar una tasa anual por el registro, así como también deben renovar sus certificados técnicos.

Esta flexibilidad en la legislación marítima local ha sido la clave del éxito de Panamá en el tema de los abanderamientos, que ha tenido que ver con la adaptación del servicio a las exigencias del mercado marítimo internacional.