Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Economía

Suben intereses para viviendas

PANAMÁ. José Hernández reside en Arraiján y paga mensualmente 130 dólares por su crédito hipotecario, pero desde hace tres meses el ban...

PANAMÁ. José Hernández reside en Arraiján y paga mensualmente 130 dólares por su crédito hipotecario, pero desde hace tres meses el banco le subió los intereses y ahora tiene que desembolsar 145 dólares al mes.

Hernández no entiende por qué si las tasas de interés están en uno de los niveles más bajos de la historia tanto en Europa como en Estados Unidos, en Panamá los intereses bancarios se incrementan sin mayores explicaciones.

Y esto no sólo le ha ocurrido a José. Gloria Concepción, que reside en un exclusivo barrio de la ciudad capital, también fue sorprendida con una medida similar.

Al ser consultado sobre la política de préstamos hipotecarios que aplican los bancos que operan en país, el presidente de la Asociación Bancaria de Panamá (ASB) Moisés Cohen, se limitó a señalar que los bancos mantienen “intereses muy competitivos”.

Sin embargo, la situación tiene una explicación. Un experto en banca sostiene que estas medidas se toman cuando la poca liquidez del mercado presiona las tasas hacia arriba, o cuando las instituciones financieras, por una percepción de mayor riesgo en la economía, se ven obligadas a obtener dinero fresco a un interés mayor al del mercado, costo que posteriormente le traslada a sus clientes.

En otras palabras, los usuarios panameños estarían pagando las consecuencias de la crisis financiera y de la falta de confianza en el mercado.

Pero, ¿alguien regula el tope de los intereses? El banquero Luis H. Moreno dice que no. Los bancos pueden aplicar los intereses a su propio criterio y aumentarlos a lo largo de la relación, porque la mayoría de los préstamos se otorgan a una “tasa ajustable”. Las tasas de los préstamos hipotecarios en Panamá oscilan entre 6.25 y 8%. Varían de acuerdo al monto y a la duración de la hipoteca.

Moreno anota que la mayoría de los bancos están buscando aumentar su liquidez ante los retiros que han sufrido por los temores que ha generado la crisis financiera internacional.

Según explica otro banquero, para captar más dinero, los bancos tienen que estimular los depósitos subiendo los intereses que pagan por ellos, y por consiguiente tienen también que subir los que cobran por los créditos.

La cartera hipotecaria representa en Panamá el 24% de los créditos otorgados en el primer trimestre de 2009, unos 22,408 millones de dólares.

La calificadora de riesgo Equilibrium informó a comienzos de año que la morosidad de los préstamos hipotecarios se incrementó en 2008 un 6.6%, y atribuyó la situación a la mayor inflación y al excesivo endeudamiento de los panameños, que les dificulta hacerle frente a sus obligaciones.

El presidente de la Unión de Consumidores de la República de Panamá (Uncurepa), Pedro Acosta, considera que se trata de otro de los “abusos del sistema”. “No es un problema nuevo pero continuará porque las autoridades protegen a los bancos”, advirtió Acosta, quien dijo que en varias ocasiones se ha tratado de modificar la Ley Bancaria, pero los intentos han muerto en la Asamblea.