Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Economía

Paralizada venta de Chrysler

ESTADOS UNIDOS. La Corte Suprema de Estados Unidos aceptó ayer un pedido de inversores para suspender la venta de la quebrada automotri...

ESTADOS UNIDOS. La Corte Suprema de Estados Unidos aceptó ayer un pedido de inversores para suspender la venta de la quebrada automotriz Chrysler LLC a un grupo liderado por Fiat, horas después de que el Gobierno advirtiera de los riesgos de demorar la operación.

La jueza Ruth Bader Ginsburg, en una sentencia de una línea, dijo que los fallos anteriores que liberaron la venta “quedan pendientes” hasta una nueva orden del tribunal.

Ginsburg actuó minutos antes de que se cumpliera el plazo límite de una orden previa emitida por una corte de apelaciones de Nueva York.

El vencimiento habría permitido a Chrysler proceder a la venta a Fiat respaldada por el Gobierno del presidente estadounidense, Barack Obama, los sindicatos y el Gobierno canadiense.

Fondos de pensiones de Indiana y grupos de consumidores habían pedido el domingo a la Corte Suprema que frene la venta de Chrysler a Fiat por entender que el Gobierno hizo abuso de autoridad al impulsar el trato y que se estaba discriminado a algunos acreedores.

No era claro si el fallo de la Corte sólo buscó dar más tiempo a los jueces para seguir analizando el caso.

Los pedidos a la máxima autoridad legal del país fueron presentados después de que una corte de apelaciones de Nueva York aprobara la venta a Fiat la semana pasada a un fideicomiso del mayor sindicato en la firma y los gobiernos de Estados Unidos y Canadá.

En horas de la mañana de ayer, el Gobierno de Obama pidió a la Corte Suprema que permitiera la venta, con el argumento de que bloquear el acuerdo tendría “graves consecuencias”.

El fiscal general del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Elena Kagan, el abogado del Gobierno ante la Corte Suprema, dijo en un argumento escrito que el intento de los tres fondos de Indiana para bloquear la venta forzaría la liquidación de Chrysler.

El caso de Chrysler podría sentar un precedente para General Motors Corp, que está usando una estrategia similar de venta rápida en su bancarrota presentada en Nueva York el lunes pasado.

Jerry Reisman, un abogado de Nueva York, dijo que "a menos que a Chrysler se le permita reorganizarse y vender sus activos a Fiat, GM seguramente enfrentará el mismo tipo de oposición de los acreedores que puede ser la ruina para la reorganización de GM".

Los fondos de pensiones de Indiana que reclaman la paralización argumentan que la venta de Chrysler recompensa a los acreedores no garantizados.