Temas Especiales

08 de May de 2021

Economía

El nuevo rey del Wall Street

ESPAÑA. Laurence Fink es un enamorado del riesgo. Y como cualquier ser humano, también comete errores. Lo que le diferencia de sus pa...

ESPAÑA. Laurence Fink es un enamorado del riesgo. Y como cualquier ser humano, también comete errores. Lo que le diferencia de sus pares en el competitivo mundo de las finanzas es que se para a analizar lo que va mal para no tropezar de nuevo.

Así nació hace dos décadas el germen de lo que hoy se conoce como BlackRock, que está llamado a ser el mayor gestor de activos del mundo tras comprar a Barclays su brazo inversor.

Fink, de 56 años, arrancó su carrera profesional en First Boston, donde perdió su empleo por las pérdidas que la entidad sufría por sus apuestas en deuda vinculada a hipotecas.

Es, curiosamente, el mismo producto financiero que está en el corazón del terremoto que hizo quebrar a Lehman Brothers y que desde el pasado otoño tiene de rodillas a la economía global.

En Wall Street dicen del banquero que es una persona que sabe lo que es ser derrotado y humillado. Un superviviente.

El nombre del presidente y consejero delegado de BlackRock apareció en las quinielas cuando se buscó un nuevo líder para Citigroup y Merrill Lynch, o para el mismísimo New York Stock Exchange (NYSE), principal mercado de valores de la Bolsa de Nueva York y del mundo.

Pero antes de ponerse a los mandos de uno de los bancos pidió ver los libros contables. Sabía lo que buscaba.

Fink sentía desde hacía años un especial atractivo por Barclays Global Investors (BGI), una de las joyas de la corona del banco británico.

En 2006, un año antes de que empezaran a tambalearse los cimientos de Wall Street, el gestor de fondos adquirió el brazo inversor de Merrill Lynch por 8.600 millones de dólares.

Así sentó las bases de algo mucho más grande.

La compra de BGI, anunciada el pasado 11 de junio, está valorada en 13.500 millones de dólares.

La nueva BlackRock tendrá una cartera de 2,7 billones de dólares en activos, equivalente al Producto Interior Bruto (PIB) francés o británico.

Sólo hay tres economías más grandes que la firma neoyorquina: las de EE UU, Japón y China.

BlackRock ya supera el valor conjunto de Fidelity Investments y State Street, que gestionan activos por valor de 1,2 billones y 1,4 billones de dólares, respectivamente.