Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Economía

¿Y el arroz Compita?

PANAMÁ. El programa Compita se ha visto empañado en las últimas semanas por supuestas irregularidades detectadas por la nueva administr...

PANAMÁ. El programa Compita se ha visto empañado en las últimas semanas por supuestas irregularidades detectadas por la nueva administración.

Entre las anomalías llama la atención la pérdida de dos contenedores de arroz, procedentes de Brasil y Guyana, que salieron de un puerto de Colón, pero aún se desconoce su paradero. La desaparición de estos contenedores, con unos 450 quintales de arroz pilado cada uno, se produjo entre mayo de 2008 y abril de 2009. En esas fechas no se hizo pública la información.

La empresa Transport Consulting & Logistic (TCL Truck), que era la responsable de transportar la carga, en un principio rehusó asumir la responsabilidad de la desaparición de la mercancía. Pero, de acuerdo con fuentes del Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA) la empresa finalmente ha aceptado hacerle frente a esta situación. El nuevo director del IMA, José Pablo Ramos, sostuvo que “son cosas que ocurrieron, pero que nadie sabe qué pasó. El conductor y la mula llegaron, pero el arroz no”. El dirigente de la Asociación de Productores de Arroz de Chiriquí (APACH), Carlos Santanach, considera que es “inexplicable” que estas cosas sucedan, ya que, según él, “se trata de un hecho que afecta la imagen de la institución y del programa Compita”.

Este hecho supone una pérdida de poco más 27 mil dólares tomando en cuenta que cada quintal se cotiza a 30 dólares. Pero además de las irregularidades con el arroz, se han encontrado cebollas en proceso de descomposición, frijoles cristalizados y harina de trigo con gorgojos. En el tema de las cebollas las pérdidas suman 400 mil dólares y el caso se mantiene bajo investigación.

Pero el programa Compita no sólo enfrenta problemas con los productos. La empresa RINACH, S.A., a la que en octubre de 2008 se le adjudicó la licitación para la reparación y rehabilitación de las instalaciones del Frigorífico Panamá, ubicado en la vía Tocumen, ya cobró los 124 mil dólares que costaba el proyecto, pero la obra no registra mayores avances.

El director del IMA dijo que el proyecto “está muerto de la risa” y todavía la empresa está pidiendo un nuevo plazo, cuando ya se le han otorgaron cuatro. Ante tantos escándalos, el ex director del IMA, Gonzalo Camberfort, principal impulsor de los productos Compita, no quiso hacer declaraciones sobre el asunto, siguiendo la recomendación de sus abogados, pero sí negó que existirán irregularidades en este programa.