Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Economía

¿Regresa la codicia?

NUEVA YORK. Es inusual que Goldman Sachs convoque a la prensa a un almuerzo en su sede en el 85 de Broad Street, en el corazón de Wall ...

NUEVA YORK. Es inusual que Goldman Sachs convoque a la prensa a un almuerzo en su sede en el 85 de Broad Street, en el corazón de Wall Street. Y a la vista del menú —bocadillos acompañados de pequeñas bolsas de patatas y refrescos, en platos y cubiertos de plástico— está claro que quiere mostrar una imagen de austeridad. “A la gente no le gusta la banca, y menos los que ganan dinero”, admite un ejecutivo.

Esa es su forma de defenderse, en un momento en el que las primas vuelven a cotizar al alza. En el Capitolio temen, sin embargo, que no hayan aprendido la lección. En un intento de poner coto a estas prácticas, la semana pasada se dio el primer paso para que los ejecutivos no asuman más riesgos de los debidos con el fin de obtener sueldos astronómicos.

El Congreso de Estados Unidos ha dado poderes al Gobierno para que prohíba salarios y primas que consideren que incentivan “un riesgo inapropiado”. Además, como ya planteó el Tesoro, busca dar más voz a los accionistas para decidir cómo debe premiarse a los ejecutivos en función de los resultados.

En la calle se preguntan si la vuelta a los beneficios justifica que se vaya superar el récord en pagas de 2007, antes de que el colapso del sistema hundiera a la economía en la recesión.

MILLONES EN RESERVA

Los seis titanes bancarios de Estados Unidos ya tienen puestos en reserva 72.8 mil millones de dólares para pagar a sus ejecutivos y empleados. Es un 20% más que en el primer semestre de 2008, según datos manejados en la industria a partir de los últimos resultados trimestrales.

Esa cantidad incluye sueldos, seguros, pensiones y, por supuesto, primas.

Goldman Sachs fue el primero en publicar resultados, y el primero en recibir las críticas.

El banco apartó 11 mil millones de dólares entre enero y junio, de los que 4.665 millones fueron en el segundo trimestre. Si la tendencia se mantiene, a final de año habrá doblado la media que pagó por empleado en 2008, y rebasará en un 10% el récord de 491.000 dólares de 2007.

Goldman Sachs es el gran superviviente de la crisis junto a JP Morgan Chase, que tiene ya $4 mil 210 millones reservados para repartirde inversión. Pero donde se alzan las espadas es con Morgan Stanley, que tras tres trimestres en pérdidas tiene 5 mil 810 millones de dólares en el fondo de compensación, de los que $3.831 millones corresponden al segundo trimestre.

En términos absolutos, es la mitad que su rival Goldman Sachs. Sin embargo, equivale al 71% de sus ingresos. Proporcionalmente está poniendo aparte el doble que Goldman Sachs (33%) y JP Morgan Chase (37%).

VERGÜENZA

“Me gustaría pensar que sienten algún tipo de remordimientos o de vergüenza”, dijo el presidente Barack Obama en rueda de prensa, sin citar nombres.

Esta tendencia al alza de las remuneraciones irrita a Washington. “Son montantes preocupantes”, opina el demócrata Barney Frank, presidente del Comité de Servicios Financieros del Congreso. A propuesta suya se aprobó el viernes en la Cámara de Representantes, una ley para poner coto a estas prácticas en las entidades que hacticas en las entidades que han recibido ayudas públicas. Ahora falta que el Senado ratifique esta norma, a la que se opusieron una buena parte de los republicanos. Su argumento es que el error es dar ayudas públicas a entidades que arriesgaron demasiado.

En Wall Street los bancos ponen la mitad de sus ingresos en reserva para pagar a empleados.