Temas Especiales

15 de Jan de 2021

Economía

Capitanes contra la marea

MÉXICO. No es fácil estar en medio de una tormenta y decidir hacia dónde remar. Alguien tiene que guiar al resto para que todos vayan ...

MÉXICO. No es fácil estar en medio de una tormenta y decidir hacia dónde remar. Alguien tiene que guiar al resto para que todos vayan hacia el mismo lado y no termine por hundirse el bote.

Ésa es la labor del líder: conseguir que su equipo lo siga y obtener buenos resultados. No sólo porque los demás sean sus subordinados, sino porque realmente confían en él, en su actuar y en que está tomando las decisiones correctas.

“Son aquellas personas que tienen credibilidad por lo que hacen”, dice Fernando D’Alezzio, director de Centro de Negocios Pontificia Universidad Católica del Perú (Centrum).

Esto se vuelve aún más fundamental cuando la tormenta es una crisis económica mundial que azota a gran parte de las industrias, el consumo, el empleo. Es decir, a todo y a todos.

“Una característica de un buen líder es adaptarse a la situación en particular que se está viviendo”, afirma José Ruiz, director general de Heidrick & Struggles en Monterrey, empresa de reclutamiento y consultoría en liderazgo.

LAS ETAPAS

Según Ruiz, en momentos de crisis, una persona pasa por tres cuestionamientos. Cuando comienza la urgencia, se pregunta: “¿qué está pasando?”. Después de identificar la situación, evalúa: “¿cómo me está afectando, estoy en riesgo?” Y el tercer paso es asimilar la situación y ver qué sigue y qué se debe hacer.

Las respuestas a estas interrogantes son las que un buen líder responde tanto para él como para informarlas a todo su equipo. Por esto la comunicación y la transparencia son clave.

Lo importante, dicen los expertos, es disminuir la incertidumbre.

“En tiempos de crisis económica son momentos en que los liderazgos se consolidan y duran por mucho tiempo”, agrega Ricardo Aparicio, académico de Ipade, en Ciudad de México.

¿GERENTES O LÍDERES?

¿Y cómo han reaccionado los líderes en América Latina? “Hay que aprender mucho de esta lección”, dice D’Alezzio. “Tenemos buenos gerentes, pero no buenos líderes”. Según el académico, falta una visión de largo plazo y que se trabaje más allá de los beneficios para los dueños de la empresa, sino para la sociedad.

“El liderazgo no permea toda la organización”, agrega Roberto Cabrera, especialista de la consultora KPMG. “Se toman las decisiones de manera adecuada, pero no se crea una visión ni se comunica”.

“Es necesario conservar el entusiasmo y el empeño de los colaboradores con el fin de que los consumidores no sientan mayores preocupaciones en cuanto a la atención y precios finales” dice Rubens Ghilardi, presidente de Copel.

Por su parte, José Antonio Fernández, CEO de Femsa asegura que “es tiempo para reinventarnos, ser mejores, retar a los competidores, atrevernos a cambiar, corregir y salir fortalecidos” mientras que Agnaldo Calbucci, presidente de Atento Brasil dice que “lo más desafiante es mantener la estrategia de la empresa en escenarios de crisis, lo que exige del líder mucha determinación y espíritu de equipo”.

David Saettone, gerente general de Pacífico Peruano Suiza piensa que “un líder que en una crisis centraliza las decisiones y se inmiscuye e n todos los detalles genera inse guridad. El efecto inmediato es la inmovilización del equipo”.