Temas Especiales

28 de Jun de 2022

Economía

Relación China-EEUU ayudó a la crisis

CHILE. La solución parcial al problema de debilidad de la demanda global ha resultado ser sorprendentemente simple: que China deje de p...

CHILE. La solución parcial al problema de debilidad de la demanda global ha resultado ser sorprendentemente simple: que China deje de prestarle tanto dinero a Estados Unisos y, en vez, se lo preste a sus propios ciudadanos.

Detalles más, detalles menos, es lo que está ocurriendo. Y funciona. La actividad en el gigante de Asia creció un 8% en el primer semestre y casi todos descuentan que cumplirá, o sobrepasará, su meta de un número similar para todo 2009 gracias al crecimiento del consumo interno.

Que el mundo tenga una locomotora de repuesto, todavía pequeña, es una buena noticia. La pregunta es si esto se sostendrá una vez que pase la crisis.

No es un tema menor. El modelo de desarrollo de China enfocado a exportar productos manufacturados al mayor mercado de consumidores de mundo, Estados Unidos, llevó a una relación de desbalances persistentes entre ambos países en los últimos años. El gigante asiático recibía dólares a cambio de sus exportaciones, acumulaba multimillonarias reservas en dólares y financiaba la deuda de Estados Unidos. Esto generó un exceso de liquidez en la economía de Estados Unidos, la cual fue una de las principales causantes de la burbuja financiera que desencadenó la actual crisis global.

No obstante, entre el universo de medidas que se han tomado para evitar los efectos de la crisis y recuperar el crecimiento, no ha habido muchas que apunten a solucionar este desbalance que, como se vio, puede afectar a toda la economía global. “Será el principal tema de preocupación que tendrá el mundo una vez que salgamos de esta crisis”, ha dicho Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial.

Hasta el momento, China ha visto el alcance que podría tener un modelo de desarrollo alternativo y que le ha permitido resistir la crisis.

“Esto se debe a que durante la primera mitad de 2009 la demanda doméstica china reemplazó a las exportaciones como el principal impulsor del crecimiento”, dice Sherman Chan, economista de Moody’s Economy.com.

El gobierno chino lanzó un plan de estímulo equivalente al 4% de su Producto Interno Bruto (PIB). Una parte bajo la forma de cupones de descuento para bienes de consumo en zonas agrícolas, en lo que se ha dado en llamar “Camino al Oeste”. No obstante, Chan estima que este giro es temporal “ya que se debe al apoyo masivo del gobierno, lo cual es insustentable” en el largo plazo.

Algunos, incluso, creen que la nueva locomotora amenaza con ser un tigre de jabón: la excesiva liquidez le haría producir varias burbujas. En el servicio de análisis RGE Monitor se asevera que “dada la ausencia de oportunidades, las inversiones especulativas aparecen como alternativa.