Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Economía

Sistema de riego Remigio Rojas ¿un fracaso? Sistema de riego Remigio Rojas ¿un fracaso?

CHIRIQUÍ. El sistema de riego Remigio Rojas, ubicado en el distrito de Alanje, fue sin duda, uno de los proyectos insignia de la admini...

CHIRIQUÍ. El sistema de riego Remigio Rojas, ubicado en el distrito de Alanje, fue sin duda, uno de los proyectos insignia de la administración del ex presidente Martín Torrijos, en la provincia de Chiriquí.

Con bombos y platillos se anunciaban los avances de este proyecto que le costó al Estado alrededor de 62 millones de dólares. Y a poco más de un año de su inauguración oficial los resultados no han sido los esperados y los propios productores aseguran que el sistema esta siendo “subutilizado”.

“No quiero problemas con nadie, pero ese proyecto que hoy se pierde entre los herbazales, ha sido un verdadero fracaso”, dijo a La Estrella un productor que prefirió el anonimato.

Y LAS EXPORTACIONES..

El contrato con la empresa Norberto Odebrecht S.A. encargada de construir este sistema de riego, incluía un acompañamiento a los productores.

La primera de las iniciativas estuvo orientada a la producción de sandías para la exportación hacia los mercados de Estados Unidos y Europa. El propio Torrijos saboreo la calidad del producto en una de sus giras. Pero el optimismo que embargó a los productores al ver salir el primer contenedor rápidamente se esfumo cuando se les informó que la cucurbitácea no había llegado en buenas condiciones a su destino.

El contrato de compra-venta lo celebraron con la compañía Lehmann & Troost, para exportar 25 contenedores a Holanda e Inglaterra. En esa primera etapa participaron 25 productores de la Asociación de Usuarios del sistema de riego Remigio Rojas de las comunidades de Guácimo, Paja Blanca, Los Pocitos, Las Moras, Guarumal y Orillas del Río, quienes cultivaron 45 hectáreas de sandías de las variedades Quetzalí y Sangría.

El primer contenedor salió hacia Rotterdam, Holanda, en febrero de 2008, y transportaba mil 600 cajas de la fruta, lo que representa un promedio de 45 mil libras.

El proyecto también incluyo la construcción de una planta procesadora a un costo superior al millón de dólares.

La estructura, según se dijo en ese entonces, tenía la capacidad para empacar 72 mil cajas diarias, cantidad suficiente para cargar 45 contenedores. La misma debería funcionar para empacar otros productos de agro exportación, como melón, piña, raíces y tubérculos.

En este corto periodo se sumarían otros problemas. Tres meses después de la inauguración de este proyecto, se reportó la perdida de once de las bombas que se utilizaban para abastecer de aguas a los cultivos. La construcción de este sistema de riego también le ha traído algunas dificultades a los lugareños. En algunos sectores del distrito de Alanje, los moradores han denunciado el estancamiento de las aguas, lo que pudiera provocar la proliferación de mosquitos y con ello una epidemia de dengue. Aunado a esta situación, habitantes de las comunidades de Guácimo y Los Pocitos, han señalado que sus residencias se inundan con facilidad, luego de la construcción e este proyecto.

HABLAN LOS PRODUCTORES

Elizabeth Gallardo, quien forma parte de la comisión de comercialización de la Asociación de Usuarios del Remigio Rojas, reconoce que las experiencias de exportación “no han sido saludables”.

“Por desconocimiento de muchas cosas, se han cometido muchos errores”, agrega Gallardo. Según la productora, una de las metas es ampliar el número de productores que utilizan el sistema además de diversificar la producción.

Por su parte, Viodelda Pinzón, productora del área de Guarumal Centro, dice que en las 18 hectáreas que posee, siembra sandía, melón, maíz y arroz, pero asegura que prefiere comercializar estos rubros para el mercado local, ya que han tenido mala experiencia con la exportación.

Pinzón cuenta que no es nuevo que los productores de Alanje exporten y que al final se queden esperando por el pago. Dice que el proyecto no es malo, pero hay que hacer algunos ajustes y tomar en cuenta que el sistema de riego sólo se utiliza durante la estación seca.

En tanto, Víctor Rojas, residente de Alanje, indica que los productores no han utilizado adecuadamente el sistema de riego “por falta de capacitación”. Señala que la producción no se ha incrementado como se esperaba, ya que se continúa utilizando el método tradicional.

Rojas en sus recorridos por el área ha podido percatarse que la infraestructura se encuentra en total abandono. “Los canales se están llenando de monte”, comenta.

¿AHORA QUÉ?

Denis Miranda, director regional del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), asegura que actualmente se realizan evaluaciones y se analizan los mecanismos “para poner andar el sistema”.

Miranda sostiene que las acciones que se hicieron por la administración anterior, fueron bastante limitadas, ya que se trato de exportar sandía y zapallo, pero los resultado fueron totalmente negativos.

“Nosotros hemos recibido el sistema de riego en esas condiciones y estamos evaluando todas las alternativas que se nos presenten para mejorarlo” apuntó el funcionario.

Aún se estudia dónde estuvieron las fallas, aunque todo apunta a que se tomó por sentada una asesoría que “no fue la mejor”. Miranda adelantó que ya ha iniciado el proceso de acercamiento con los productores, toda vez que la meta es que en esta administración el sistema de riego pueda funcionar en un 100%. Actualmente de las tres mil 200 hectáreas que integran el sistema de riego, sólo mil 100 hectáreas están siendo utilizadas.