16 de Ago de 2022

Economía

Arroceros en manos de ‘El Niño’

PANAMÁ. Los productores de arroz de Tonosí, en la provincia de Los Santos, sembraron 4 mil 500 hectáreas este año, en la segunda coa, p...

PANAMÁ. Los productores de arroz de Tonosí, en la provincia de Los Santos, sembraron 4 mil 500 hectáreas este año, en la segunda coa, pero los niveles de cosecha dependerá del fenómeno de El Niño.

“Si no llueve en noviembre el arroz no cuajará”, expresó el presidente de la Federación de Productores de Arroz de Panamá (Fedappa), Héctor Ortega.

Esta situación podría mermar aún más la producción local que ya quedó por debajo de la meta.

De las 70 mil hectáreas que se había proyectado sembrar, sólo se llegará a 46 mil, con un rendimiento promedio de 100 quintales por hectáreas.

Ortega sostiene que para este período agrícola la producción será de 4.5 millones de quintales, en vez de los 6 millones que se proyectaron inicialmente, por lo que habrá que importar 1.5 millones de quintales a inicios del próximo año.

La baja producción obedeció, entre otras razones, según Ortega, a que el Instituto de Seguro Agropecuario (ISA) y el Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA) no cancelaron a tiempo la deuda que mantenían con los productores y éstos no pudieron ser objeto de crédito.

A la fecha, aún ambas instituciones le adeudan 1.5 millones de dólares a los arroceros.

La cifra de 4.5 millones de quintales podría ser menor, dependiendo del impacto que tendría el fenómeno de El Niño. Según previsiones de la Empresa de Transmisión Eléctrica S.A. (ETESA) en regiones como Los Santos la estación seca empezará a inicios del mes de noviembre y el fenómeno también impactará al resto de las provincias centrales y la zona sur de Chiriquí.

La Estrella conoció que el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) ha iniciado un proceso de asesoramiento a los productores con el fin de que tomen las medidas que permitan minimizar los efectos del fenómeno climático.

Los primeros efectos ya han impactado al Arco Seco —Azuero, parte de Veraguas y de Coclé—, donde se ha registrado una disminución de las lluvias y en algunos puntos del país la temperatura ha llegado a alcanzar los 45 grados centígrados y los pescadores del Pacífico han visto mermar su actividad, por el alza de la temperatura en las aguas costeras.