Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Economía

Solicitan reunión con Martinelli

PANAMÁ. La situación de la Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles (Coosemupar) puede salirse de control y afectar a tod...

PANAMÁ. La situación de la Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles (Coosemupar) puede salirse de control y afectar a todo el distrito de Barú.

Ese fue el mensaje que el secretario general de los trabajadores, Simón Lezcano y el gerente de la cooperativa, José Manuel Morales, le enviaron ayer al presidente de la República, Ricardo Martinelli.

Lezcano y Morales, junto a un grupo de dirigentes, viajaron a la ciudad capital para pedirle una cita al presidente, con el fin, según dijeron, de exponerle de primera mano la situación que enfrentan los 2,800 trabajadores y presentarle un plan para sacar a la cooperativa de la grave crisis económica que actualmente enfrenta.

Pero, antes esperan que el gobierno cancele la dos quincenas que le adeuda a las trabajadores, más el Décimo Tercer Mes, que suman unos 590 mil dólares.

Ante la falta de dinero, muchos trabajadores han optado por no enviar a sus hijos a las escuelas.

Lezcano dijo que “ni el vicepresidente, Juan Carlos Varela ni el ministro de Desarrollo Agropecuario (MIDA), Víctor Pérez, han atendido el caso con la celeridad que amerita”. Y expresó, que algunos funcionarios han propuesto acabar con el sindicato y la propia cooperativa.

El dirigente denunció que hace dos semanas funcionarios del gobierno fueron a la zona a repartir bolsas con arroz y frijoles a cambio de que renunciaran al sindicato.

El gerente de la cooperativa, José Manuel Morales, sostiene que los trabajadores no son los responsables de la crisis, ya que nunca han administrado la cooperativa.

La propuesta de los trabajadores incluye un préstamo por parte del gobierno de 18 millones de dólares, poniendo como garantía las fianzas y cuentas por pagar de la cooperativa bananera que asciende a esa misma cantidad, la venta de activos y la recuperación de otros, como las 4.5 hectáreas que vendió el alcalde de Puerto Armuelles “sin el consentimiento de los cooperativistas”.

Con este capital, aseguran, el gobierno no tendría que seguir pagado el subsidio y la cooperativa se haría cargo del pago de la planilla a partir del presente mes.

Y es que Morales comparó el estado de las plantaciones con el paciente que acaba de salir de coma, que muestra una evidente mejoría, pero que requiere de tratamiento urgente para poder superar la crisis.

Las plantaciones de banano han sido tratadas con abonos orgánicos, pero requieren con “carácter de urgencia” un tratamiento masivo, incluyendo fumigación contra la sigatoka negra.

Este medio trató de obtener la versión del ministro Víctor Pérez, sobre los señalamientos de los bananeros, pero al cierre de esta edición no se logró obtener respuesta.