Temas Especiales

25 de May de 2020

Economía

Españolas compiten por la expansión del Canal

ESPAÑA. La construcción de un nuevo cauce de acceso al Canal de Panamá desde el Pacífico, valorada en unos 400 millones de dólares, ha v...

ESPAÑA. La construcción de un nuevo cauce de acceso al Canal de Panamá desde el Pacífico, valorada en unos 400 millones de dólares, ha vuelto a poner frente a frente a Sacyr y FCC, como sucediera hace unos meses en el concurso multimillonario del tercer juego de esclusas.

La firma que preside Luis del Rivero repite presencia con Impregilo y la local Cusa. FCC, por su parte, forma equipo con la mexicana ICA y con la costarricense Meco.

Tras el éxito de Sacyr Vallehermoso, en el mayor contrato del programa de ampliación del Canal de Panamá, las constructoras españolas vuelven a medir sus fuerzas en el mismo escenario. En concreto lo van a hacer la propia Sacyr y FCC por el segundo concurso en volumen económico propuesto por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

Si en el mes de julio se adjudicó la construcción del tercer juego de esclusas en 3,220 millones de dólares, esta vez se trata de la cuarta fase de la excavación de un nuevo cauce de acceso desde el Océano Pacífico.

El montante final de la obra dependerá de las ofertas de cada consorcio, pero la propia ACP tenía marcado en sus estimaciones un presupuesto de 400 millones de dólares. “Las estimaciones sobre costos expresadas en el plan inicial no tienen necesariamente que coincidir con el actual presupuesto. Esa es una cifra interna que no se desvelará hasta que se presenten las ofertas”, aclara John Langman, gerente de la división de Administración de Proyectos de la ACP.

El plazo para la presentación de ofertas concluye el próximo 22 de diciembre y la intención del organismo panameño es conceder la obra al presupuesto más económico.

Con los equipos de empresas ya configurados, fuentes cercanas al proceso comentan que Sacyr puede aprovechar las sinergias que le ofrecen su presencia en el canal. De hecho, ha conformado prácticamente el mismo grupo de empresas que se impuso en julio a la estadounidense Bechtel y las españolas FCC, ACS y Acciona. Sus acompañantes vuelven a ser la italiana Impregilo y la panameña Cusa.

FCC, por su parte, compartirá capital en un segundo consorcio con la mexicana ICA y con un socio costarricense llamado Meco, con referencias ya en el propio canal. En las excavaciones el ganador deberá mover unos 27 millones de metros cúbicos de materiales sin calificar; construirá una presa de piedra de 2.8 kilómetros y distintas vías de acceso y drenaje, entre otras actuaciones.