Temas Especiales

30 de May de 2020

Economía

Empresarios piden balance

PANAMÁ. El aumento del salario mínimo es ya un hecho. Queda ahora en manos de los empresarios tomar las medidas de cambio y adaptación n...

PANAMÁ. El aumento del salario mínimo es ya un hecho. Queda ahora en manos de los empresarios tomar las medidas de cambio y adaptación necesarios.

Ciertamente aunque el cambio genera un poco de fricción entre lo que el sector empresarial ya se ha adaptado a hacer y el ajuste por venir, la mayoría coincide que la medida tomada estuvo dentro de lo prudente.

Anel Flores, empresario azucarero, dijo a La Estrella que considera “justo” el aumento en el salario mínimo para los empleados de la empresa privada, y estimó necesario que este ajuste económico también llegue a los trabajadores del sector público.

A su juicio, con eficiencia y productividad pueden mantenerse los actuales costos del azúcar, y sostuvo que bajo estos parámetros de medición del rendimiento del trabajador deben establecerse los nuevos salarios mínimos en el futuro.

El presidente de la Asociación de Restaurantes y Afines (ARAP), Leopoldo Liakópulos, opinó por su parte que el aumento es “bueno para todos”.

Liakópulos considera que debería eliminarse el CAIR de las empresas de la cadena alimentaria, para balancear este beneficio.

Dado que más del 80% de las empresas del país son pymes, el impacto de este aumento en significativo.

“Ahora el empresario deberá tomar un decisión en sus parámetros de ventas: o asume el nuevo aumento en sus utilidades o lo traspasa al precio final”, comentó a este diario Delfín Aparicio, director ejecutivo de la Red Panameña de Microfinanzas (Redpamif). Aparicio coincide con Liakópulos en que debe haber un balance.

Aunque la espera de la decisión ejecutiva causó tensión y gran expectativa, el proceso de revisar el salario mínimo debe ocurrir cada dos años según lo ordena la ley.

Este proceso —casi nunca popular— debe contemplar los cambios macro y microeconómicos que enfrenta el país.

Estrenaremos un nueva política fiscal en el 2010.

Se avecina también un aumento en las cuotas obrero patronales de seguro social y educativo.

Panamá iniciará un año bajo bueno augurios económicos, se espera que las agencias calificadoras otorguen al país el grado de inversión.

Esto propiciará un incremento en el flujo de capitales que será tarea del Estdo traducir en bienestar económico para todos los actores de la sociedad.

“Debe hacerse una política de Estado a futuro para ayudar al sector de pymes a ser más competitivo —el mismo genera la mayor parte de la empleomanía en el país— se debe pensar en el aporte de la reforma fiscal y la reglamentación de la ley de AMPYME“.

“Es justo y necesario que la gente gane y gane bien”, acotó Aparicio.